Juntas de trabajo: 6 hábitos de liderazgo

Juntas de trabajo: 6 hábitos de liderazgoEn la actualidad, las reuniones de trabajo son necesarias para el buen desempeño de una empresa, ya que unifican los objetivos y las estrategias a seguir; sin embargo, muchas veces pueden ser tediosas y poco productivas, si no son dirigidas con habilidad.

La eficacia de las juntas de trabajo depende en gran medida de la persona  que las dirige. El líder suele ser el jefe del departamento o la persona que lleva la minuta, pero debe tener actitudes claves para no perder el control de los asistentes y lograr la consecución de las metas planteadas en la reunión. Aquí 6 hábitos de un buen líder para el éxito en las juntas.

– Todas las juntas deben tener una agenda o programa de los temas que se van a tratar, una duración establecida y el apoyo multimedia necesario para que se entiendan los puntos a tratar. Un buen líder sabe cómo modificar el programa a las necesidades, pero nunca lo ignora y siempre respeta el tiempo de los otros.

– La gente pasa la mayor parte de su tiempo en el trabajo, por lo que no quieren que les repitas los datos que pueden ver en la gráfica. El trabajo del líder en una junta consiste en tejer historias que ejemplifiquen lo mostrado en el apoyo visual y que les digan a los asistentes qué significan esos datos de forma tangible.

– El líder tiene que unir lo que está en el tablero con lo que pasa en el día a día en el trabajo. Une los datos duros con opiniones, sugerencias, comentarios y otros puntos de vista provenientes de las personas que asisten a la junta. La tarea del líder es ampliar la visión de las personas en la reunión y llevarlos a buscar respuestas útiles.

– De nada sirve tener 3 juntas diarias si no se resuelve una cuestión y se toman acciones concretas y sencillas para atacar los problemas. Es necesario “matar” los problemas para que no vuelvan otra vez por lo que debes tratar de que en la junta se defina la problemática, cuál fue su causa, cómo controlarlo o contenerlo, cuáles serán las medidas que  se tomarán para evitar que regresen quiénes estarán encargados de ellas.

– Un buen líder buscará que el diálogo en la junta sea comprensible, importante y procesable, de lo contrario la reunión sólo confundirá más a las personas o tendrá el mismo impacto que revisar un informe por correo electrónico. Si diriges la junta, debes tratar de identificar quién tiene dudas y a quién le ha quedado claro para poder educar e involucrar a los asistentes en lo que significa la reunión y lo que se debe hacer después de ella.

– Las juntas son una gran oportunidad para que la gente reflexiones sobre las realidades y necesidades de una situación. Un buen líder sabe seguir las juntas y busca generar las respuestas de su equipo  de trabajo a través del desafío, el impulso, el entrenamiento y después toma en cuenta todas las sugerencias de sus empleados.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.