Kaizen: la historia de una mejora constante

kaizen

Cuando terminó la segunda guerra mundial, el general estadounidense, Douglas McArthur fue a Japón para evaluar la re edificación de esa nación que estaba en ruinas con ciento quince millones de japonés y con muy pocos recursos naturales. Todo parecía estar ya sentenciado. Sin embargo, McArthur envió al Dr. William Edward Demming, uno de los mejores expertos de control de calidad.

Demming después de haber visitado el lugar y hacer una evaluación de la situación actual de Japón, llegó a la siguiente conclusión: “Si ustedes mejoran algo acerca de ustedes mismos y de sus productos cada día y hacen de la calidad un logro y un modo de vida, ustedes revertirán la economía de Japón en 10 años. Luego, si continúan mejorando cada día, aunque sea minúsculo, en tres décadas se convertirán en un poder económico mundial”

Es así que nace la palabra Kaizen (acción del cambio o mejoramiento continuo), que ayudó a que Japón se levante y llegase a convertirse en una de las economías más fuertes de todo el mundo.

Lo interesante de las palabras citadas por Demming líneas arriba es que no se refiere a realizar hazañas o algún cambio abismal para bien, todo lo contrario, cambios minúsculos que pueden ser: levantarse 5 minutos antes para llegar con tiempo, planchar la ropa de trabajo del día siguiente, quedarse 10 minutos más en la oficina para avanzar el trabajo, dejar de comprar alguna golosina y ahorrar esos céntimos, etc. Estos cambios minúsculos en conjunto harán de nosotros mejores personas, y lo mejor de todo es que sin darnos cuenta estaremos yendo hacía el camino del éxito. Recuerda esa palabra “Kaizen” y no te olvides de practicarla.

Vía: gestiopolis.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion