La Autoestima: El primer paso para el éxito emprendedor

autoestima

Actualmente, se habla mucho sobre la autoestima, ¿qué es?, ¿para qué nos sirve? ¿cómo podemos desarrollarla? son algunas preguntas que te puedes estar haciendo. Existen diferentes momentos en la vida de una persona, en que es importante hacer un alto en el camino y preguntarse como esta nuestra autoestima. Cuando vamos a iniciar un nuevo proyecto en nuestra vida, como por ejemplo terminar los estudios secundarios y postular a la universidad, buscar trabajo o iniciar un negocio propio, buscar un socio, cambiar de trabajo o de rubro, casarse, tener un hijo, etc. Todas estas son situaciones que nos tocarán en algún momento y será importante saber cómo se encuentra nuestra autoestima.

Los especialistas en este tema, dicen que la autoestima la podemos entender como los pensamientos y sentimientos de valoración y aceptación que tenemos sobre nosotros. En otras palabras, cuánto “me quiero”, qué tan a gusto me siento conmigo mismo, si me acepto tal como soy y si me siento capaz de lograr o no todo aquello que me propongo . Y si me siento lo suficientemente capaz de superar los obstáculos que encuentre en el camino. Muchos fracasos en las relaciones interpersonales o en los emprendimientos personales están relacionados con el bajo nivel de autoestima. Cuando desarrollamos una autoestima sana y esta empieza desde la niñez, incluso mucho antes, desde la etapa de la gestación, si por parte de la madre hubo una aceptación plena o no por el niño que estaba esperando, vamos a ser personas resilientes. Con capacidad para perseverar hacia nuestros objetivos a pesar de las dificultades y los yerros que pudieramos tener.

Si queremos potenciar o empezar a desarrollar nuestra autoestima, independientemente del nivel en que se encuentre, podemos poner en práctica lo siguiente:

Suscríbete a nuestro boletín informativo




1) Autoconocimiento

Las personas altamente efectivas, se conocen. Saben exactamente, cuáles son sus fortalezas y cuales son sus debilidades. Haz un inventario de las cosas que tu sabes que te diferencian de los demás, pregúntate y respóndete en qué eres bueno, qué haces natural o espontaneamente y lo haces bien. Esas son tus fortalezas.
Tus debilidades, se refieren a aquellas cosas que no te agradan de tí, pueden ser externas o internas. Cosas que te limitan o frenan en el logro de tus objetivos.

2) Aprende a Perdonarte

Quizá necesites ayuda profesional, es una tarea difícil pero necesaria. Recuerda la vida esta compuesta por ciclos naturales, si te quedas enganchado en una etapa o en un episodio de tu vida, no podrás seguir avanzando. Libérate de cargas autoimpuestas o del sobrepeso emocional que genera el no liberarse de lo que causa dolor.

3) Cuida tu cuerpo, tu alimentación y tu apariencia

Está demostrado que cuando haces ejercicio regularmente, comes sano y te arreglas para tí, empiezas a apreciarte y valorarte. Si bien es cierto, no todos calificamos para modelos de pasarela o de catalógo, el estar siempre pulcro, bien vestido y con una sonrisa en los labios hará que nos sintamos bien y que los demás se sientan bien en nuestra compañía.

4) Erradica el lenguaje de los “perdedores

Comentarios, quejas, y críticas negativas sobre los demás o el entorno, dicen mucho de como te sientes por dentro. Alguien dijo si “quieres conocer a una persona, escucha cómo habla de los demás”, el cómo te expresas de las demás personas dice mucho de tu ser, de quién eres y de cómo te sientes. Además es un desgaste de energía psíquica innecesario.

5) Escoge el rol que quieres desempeñar al vivir tu vida

Tu vida es única e irrepetible. Puedes elegir jugar a víctima o ser protagonista de tu propio guión. Lo más importante no es lo que te pasa en la vida, sino como respondes a eso que te pasa. Si escoges sentirte víctima de tu jefe, de tu pareja, de tus clientes, etc., estás perdiendo y cediendo el control de tu vida a factores externos sobre los que tu no tienes ningún control. Sin embargo, si decides ser el protagonista de tu propia existencia, tú tienes el control, tú decides cómo y hasta que punto te afecta lo que ocurre externamente.

A diferencia, de los animales, los seres humanos fuimos creados con libertad, con libre albedrío. Y podemos elegir.

¿Qué eliges en este momento? Decide qué quieres empezar a hacer o dejar de hacer para mejorar tu autoestima.

comments

Autor entrada: Equipo Pymex SC

Deja un comentario