La historia del ateo que vende Biblias y gana 100 mil dólares al año

Parece un chiste o una broma, pero la historia es real: el estadounidense Trevor McKendrick ha conseguido  fortuna vendiendo una aplicación de la Sagrada Escritura.

Este empresario, hoy de 32 años, es ateo confeso, quien tuvo la inspiración en una cena con amigos en crear un aplicación para ganar dinero. Y lo hizo nada menos que vendiendo apps de la Biblia.

Todo comenzó en Febrero del 2012 cuando Trevor McKendrick se encontraba comiendo con su familia y se enteró que un pariente suyo se estaba ganando entre 8.000 y 10.000 dólares mensuales vendiendo aplicaciones en el App Store.

“Si él puede, yo puedo”, pensó McKendrick, y se puso como objetivo desarrollar una aplicación la cual le generara unos ingresos de 600 dólares mensuales para poder pagar su renta.

Su proyecto comenzó con una búsqueda de aplicaciones, aquellas que estuvieran en el top de las mejores. Su intención era buscar una aplicación que estuviera generando bastante dinero encontrando muchas que cumplían con “sus requisitos”, sin embargo; algo le llamaba la atención: McKendrick no encontró ninguna aplicación de la biblia en español que fuera lo suficientemente buena.

“Encontré un par de aplicaciones de la Biblia en español que eran terribles”, explicó en una entrevista con el periodista Alex Blumberg en su podcast sobre StartUp. Así que el primer paso fue contratar un rumano para que le desarrollara la aplicación de la Biblia para él.

Te puede interesar: 4 millonarios que crearon sus fortunas de la manera más absurda

Esta primera versión fue bien recibida por los feligreses en el mercado, pero fue cuando decidió desarrollar una versión en audio, lo llevó a convertirse en un completo éxito.

Fue en ese instante cuando este ateo, vendiendo biblias en versión de aplicaciones, entendió que la Sagrada Escritura no era simplemente un proyecto, sino el proyecto de su vida. Luego de su lanzamiento, Mckendrick comenzó a recibir mensualmente entre 5.000 y 6.000 dólares.

Según reveló Trevor en la entrevista con Blumberg, el primer año ganó 73.034 dólares netos en beneficios y el segundo llegó a los 100.134 dólares. Sin embargo, tras estos fabulosos datos de negocio, (el autor reconoce que sólo le dedica un mes de trabajo a la aplicación) se esconde un dilema moral.

Y es que sucede que Trevor no cree en su producto, de hecho, no cree en el cristianismo y mucho menos en la Biblia. Fue criado desde pequeño como Mormón e incluso se casó con su actual esposa en uno de los templos de esta religión.

Lo más curioso y hasta chistoso es que el cuenta que muchas veces las personas que utilizan su aplicación le envían correos pidiéndole que ore por ellos y sus familias…¿Qué pensarán ahora estos feligreses?

Vía: emprendiendohistorias.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL