La historia no contada de Sylvester Stallone

Sylvester Stallone

Antes de ser famoso y millonario, hace cuatro décadas, este actor tuvo que deshacerse de su más valioso tesoro, su mascota “Butkus” para comer; pero hoy tiene una fortuna de 275 millones de dolares, según la revista Fortune. ¿De quién se trata? Nada menos de Sylvester Stallone.

A punto de cumplir los 70 el próximo seis de julio,  Sylvester Stallone es toda una leyenda en Hollywood, además de ser uno de los actores mejor pagados que en lo que va de este año se ha embolsado la friolera suma 75 millones de dólares.

Pero hace cuatro décadas, Stallone se encontraba hundido en la pobreza, al grado que para poder comer tuvo que vender a su entrañable mascota, un perro bullmastiff llamado “Butkus”, en tan sólo 25 dólares.

De la pobreza a la gloria

En fin; ha transcurrido 40 años desde que “Rocky” lo lanzara al estrellato. Pero antes de tocar el cielo con este film, Sylvester Stallone sufrió mucho para hacerse un nicho en el cine. En 1975, con tan sólo un billete de 100 dólares en el banco y casado con Sasha Czach, siempre era rechazado por las agencias de casting, pero no perdía las esperanzas: su sueño era ser un actor de primera y no quería dedicarse a nada más, pese a que su mujer le insistía en buscar un oficio estable.

Lee también: De mesero a empresario gastronómico

Precisamente, en esta época de incertidumbre, su amigo más fiel era su perro “Butkus”, un bullmastiff al que apenas podía alimentar. Así que cuando las cosas se pusieron color de hormiga, Stallone llegó incluso a robar las joyas de su esposa para venderlas, y no tuvo más remedio que vender a su mascota para comer: fue a una tienda de licores cuyo propietario le ofreció 25 dólares, un dinero escaso que aceptó desesperadamente. Stallone confesó en más de una ocasión que ese fue uno de los peores días de su vida y que se marchó del local entre lágrimas.

mascotas

Pero, luego vino un suceso que le cambió la vida. Luego de un mes de vender a su mascota, Stallone acudió a ver un combate entre Muhammad Ali y Chuck Wepner en Ohio donde Ali ganó por KO técnico, pero el ganador moral de la pelea fue realmente Chuck, que tuvo la oportunidad de demostrar al mundo que un hombre de 38 años pudo llevar a la lona al considerado mejor boxeador de todos los tiempos. Esta hazaña le inspiró  para escribir el personaje de Rocky.

Así nació la historia del célebre “semental italiano”, cuyo libreto fue vendido a los productores Irwin Winkler y Robert Chartoff que vieron potencial en las palabras de Stallone y le ofrecieron 125.000 dólares por su historia, una cantidad que lo sacó de su precaria situación económica. Sin embargo, Sly quería protagonizar a toda costa la película y no cejó en su empeño por conseguirlo.

[pullquote]Stallone llegó incluso a robar las joyas de su esposa para venderlas, y no tuvo más remedio que vender a su mascota para comer.[/pullquote]

Los productores llegaron incluso a barajar la cifra de 350.000 dólares por el texto, pero no querían ni oír hablar de la posibilidad de considerar a Stallone como Rocky . Preferían nombres de peso como los de Robert Redford o Ryan O’Neill, verdaderas estrellas de la época. La testarudez del actor no les dio tregua y al final accedieron a darle el papel principal a cambio de pagarle solo 35.000 dólares por su guión.

Con el dinero en mano lo primero que hizo Stallone fue intentar recuperar a su querido Butkus regresando a la tienda de licores. “No”, le dijo el propietario, “es mi perro ahora y no se vende“. Stallone, otra vez desesperado en el mismo lugar, esta vez le hizo una propuesta que no podía recharzar: 15 mil dólares y un papel en la película Rocky de 1976, donde obviamente también tuvo un papel Butkus como el regalo que le hace Adrian (Talia Shire) a Balboa después de empezar a salir con ella.

Rocky se estrenó el 21 de noviembre de 1976 con un gran éxito de crítica y taquilla y obtuvo tres de los diez premios Oscar a los que estuvo nominada (película, director y montaje). Y Butkus, que estuvo al lado de su dueño en sus momentos más bajos y también cuando alcanzó la fama, murió de un ataque al corazón en 1981.

Y si alguna vez has tenido un sueño, pero estás demasiado golpeado como para ponerlo en práctica, o te sientes temeroso para hacerlo, recuerda esta historia de Sylvester Stallone y su fiel amigo para poder romper barreras y llegar al éxito.

Vía: la Vanguardia/Excelsior
Foto: Dogalize

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL