La importancia del liderazgo e inteligencia emocional

La importancia del liderazgo e inteligencia emocionalUn buen líder puede definir el futuro de una empresa. No es casualidad que todas las grandes compañías estén encabezadas por personas que destacan entre la multitud por su talento, su conocimiento y capacidad de congregar esfuerzos.

Sensibilidad, punto clave: A pesar de que las capacidades organizativas de un líder son imprescindibles, su éxito no dependerá exclusivamente de su resolución a la hora de tomar decisiones acertadas o delegar. Implica muchas otras cosas relacionadas con las emociones.

Antes Bill Gates y hoy Steve Ballmer en Microsoft, Samuel Palmisano en IBM, Paul S. Otellini en Intel y Randall Stephenson en AT&T, han sido hombres que destacan también por su sensibilidad y su capacidad de percatarse sobre lo que sucede a su alrededor, con sus trabajadores. Es que hoy, ante el hecho de que el conciente intelectual no es necesariamente un indicador de éxito profesional, se comienza a buscar respuestas en el mundo de las emociones.

Por lo general, se acepta que el manejo de las emociones es el resultado de las experiencias individuales, lo que implica el “ensayo y error” que a veces conlleva a un enorme desgaste personal. Es por eso que resulta importante que el individuo desarrolle habilidades que le permitan entender e identificar sus emociones y las de los demás, a fin de lograr una mayor estabilidad emocional por el bien de la empresa.

Estudios realizados por Peter Alovey y John Mayer en 1990 permiten identificar los componentes del coeficiente emocional. Los 3 primeros, se refieren a la gestión de “uno mismo” y se relacionan con la motivación al logro, mientras que las dos últimas son competencias relativas a la afiliación y el poder social, aspectos muy difíciles de desarrollar.

– Autoconciencia: Consiste en conocer las propias emociones.

– Autocontrol: Capacidad de cambiar o frenar emociones.

– Persistencia: Capacidad de estimularse ante situaciones adversas.

– Empatía: Capacidad de conocer a otras personas, e intuir la condición emocional de los demás.

– Dominio de relaciones: Capacidad de ser oportuno ante diversas situaciones.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion