La importancia del liderazgo organizacional

liderazgo

El liderazgo en una organización es esencial, con él se tiene la capacidad de guiar y dirigir de manera correcta y eficiente todas las acciones que realizan sus trabajadores para el alcance de sus objetivos. Una empresa con un buen líder promete un planeamiento correcto, procesos controlados y fluídos.

El líder será el responsable de guiar al equipo de trabajo. Debe ser una persona de carácter y mucha decisión capaz de lidiar con problemas de toda índole en la organización. El liderazgo puede ser asumido de diferentes maneras dependiendo de cada persona y su actitud frente al trabajo.

Existen 3 tipos de liderazgo organizacional:

Suscríbete a nuestro boletín informativo




1. Liderazgo autócrata

Este tipo de liderazgo sucede cuando el líder asume toda la responsabilidad de un proyecto, esto lo lleva a tomar todas las decisiones y sus colaboradores siguen sus órdenes con tareas a corto plazo supervisadas. Este líder tiene la necesidad de manejar y controlar todo por sí mismo.

2. Liderazgo participativo

Este líder será una persona que sabe escuchar a sus seguidores, analiza las ideas y opiniones de los demás y en base a ellas y su propio juicio, llega a una decisión.

3. Liderazgo rienda suelta o liberal

Este es más complejo. Los líderes saben delegar tareas y responsabilidades a sus colaboradores, pero también delegan autoridad a algunos para hacer determinadas acciones.

El jefe no es el líder y viceversa

El jefe existe porque alguien lo puso en dicho cargo. Ser un líder implica mucho más que un cargo con nombre rimbombante, es la actitud, la buena voluntad, un privilegio de servicio. El jefe suele inspirar miedo y cohibe a sus subordinados, mientras que un líder inspira en todo sentido, da confianza y enseña lecciones de manera adecuada, siempre da un buen ejemplo a los demás. El líder sabe fusionar a su grupo de trabajo, saca lo mejor de cada elemento para crear un ambiente armonioso de trabajo en equipo.

¿Eres jefe o líder? Reflexiona sobre esto y cambia tu postura.

Vía: Gestiopolis

comments

Autor entrada:

Deja un comentario