La importancia del optimismo: lecciones de Walt Disney

optimismo

Walt Disney sabía que, en tiempos de cambio, las innovaciones más fuertes superaría a las más débiles. Hoy en día, cuando se le pregunta a las personas qué palabra caracteriza a Walt Disney, ellos responden, “la innovación”. Pero ¿qué podemos aprender de las características de Walt Disney en el mundo de los negocios de hoy?

Una noche, al finalizar el invierno de 1928 en Nueva York, Walt Disney estaba a punto de hacer el viaje de tres días de regreso a su casa en Hollywood. Antes de partir le envió un telegrama a su socio, su hermano mayor Roy, y le dijo: “No te preocupes. Todo está bien. Te daré detalles cuando llegue”.

Lo que no dijo el telegrama fue que W. Disney acababa de perder absolutamente todo. Había ido a Nueva York a negociar un contrato para la distribución de una de sus caricaturas exitosas. Pero al llegar, se enteró que la persona que le iba a comprar los derechos de sus caritacutara había contratado a la mayoría de los animadores de W. Disney para iniciar un nuevo estudio. W. Disney se quedó sin nada, sin productos, sin personal, sin contrato y sin ingresos, pero aun así envió ese telegrama. Luego del viaje de tres días tendría que verse con Roy y decirle la verdad.

En el camino de regreso, sacó su cuaderno de bocetos y creó a un nuevo personaje lleno de gracia y cordialidad. Un personaje con más corazón y alma que sus creaciones anteriores, un ratón que ahora todos conocemos: Mickey Mouse. Para la primavera de 1929, solo un año después, Mickey ya era el personaje de dibujo animado número uno del mundo.

Eso fue hace 86 años. El gigantesca compañía de Walt Disney que hoy conocemos puede rastrear el origen de su herencia, su marca y su cultura en ese viaje de 1928 que fácilmente pudo ser un episodio triste. Pero en vez de centrarse en sus pérdidas, W. Disney decidió enfrentarse a las circunstancias con una actitud muy positiva.

Como vemos, el optimismo y las emociones positivas amplían nuestra atención con la que podemos generar mejores ideas, mientras que el pesimismo solo hace más estrecha nuestra atención. Por lo tanto, si quieres ser más innovador, debes ser más optimista. Nunca olvides eso.

Vía: Inc.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion