La increíble historia del argentino que diseñó un auto para Renault

Esta es la historia exitosa que tal vez nunca has escuchado de un ingeniero cordobés que con talento y disciplina puso su nombre en el podio de una de las marcas de autos más famosas del mundo.

Duster Oroch es una pick-up de la marca Renault que viene teniendo gran aceptación en Argentina luego de su lanzamiento el 2016.

Lo que muchos no saben es que su diseñador es un cordobés de 46 años que se encargó de coordinar el trabajo en los centros de ingeniería de Francia, Rumania, Brasil y Argentina.

Se trata de Adolfo Felippa, gerente regional de Ingeniería de Producto de Renault Latinoamérica, el ingeniero argentino que fue el responsable del desarrollo y la transformación de una SUV a una pick-up.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Sus comienzos

Su exitosa historia se remonta a la muerte de su padre, Adolfo Bruno Felippa, quien falleció a los pocos meses de haber nacido su sexto hijo, en 1972, también llamado Adolfo. Propietario de una empresa constructora, había sido el responsable de parte de la obra de la primera planta de Fiat en Ferreyra, Córdoba, cuya piedra fundacional se colocó en 1958.

Curiosamente fue allí donde encontró su muerte, electrocutado al ser alcanzado por el campo magnético de los cables de alta tensión, justo cuando levantaba unas chapas del techo. El manejo unipersonal del negocio hizo que cualquier sobrante económico se esfumara rápidamente. Y Adolfo hijo, junto a su madre, Blanca Margarita, y a sus cinco hermanos, comenzaba así su vida.

Esta sería otra historia más dentro de muchas, si no fuera porque Felippa adquiere una relevancia notable dentro de la industria automotriz argentina, pues fue el ingeniero responsable de la creación y el desarrollo de la nueva Renault Duster Oroch, que si bien hoy se fabrica en Brasil, fue gestada de manera casi encubierta en las oficinas de ingeniería que la marca tiene en la fabrica cordobesa de Santa Isabel.

Felippa conoció desde joven los desafíos: a los 12 años comenzó a trabajar para poder pagar sus estudios secundarios, que cursó en una escuela técnica y en horario nocturno. Luego trabajó en un campo y luego como zapatero, pero siempre su deseo era entrar a “la Fiat”, la fábrica que había construido su padre. Al finalizar la secundaria, gracias a que su padrastro conocía a un ejecutivo del Instituto Técnico Renault, que funciona dentro de la planta, Adolfo ingresó a trabajar a la línea de montaje del R12.

Lee también: La historia de Conrad Hilton, creador de los hoteles Hilton

Casi en simultáneo empezó la carrera de ingeniería, en la Universidad Tecnológica Nacional, ya que era la única que le permitía cursar de noche y esto no interfería con su turno en la fábrica. Rápidamente se fue destacando hasta que llegó al departamento de ingeniería. Y allí empezó a obsesionarse con la idea de hacer una pick up.

Adolfo recuerda que siempre tuvo la idea de hacer una pick up por lo que hizo diversos prototipos y pruebas, ya que siempre quiso hacer un vehículo que sea versátil y para la familia. “Teníamos que poder mantener el compromiso con una doble cabina cómoda y a la vez con una caja de carga”, comenta.

Modelo exitoso

Para lograr su objetivo, Felippa viajó a Francia para trabajar en los nuevos proyectos que la empresa tenía pensados desarrollar para Europa bajo su marca Dacia. pero que en la región latinoamericana iban a ser vendidos como Renault. Terminó en ese equipo porque se dio cuenta que en Ingeniería de Santa Isabel no había nadie que hablara francés y él se puso a estudiar solo, con libros que consiguió.

De regreso a su país, en 2010, Felippa ya tuvo no sólo con más experiencia, sino que tenía información del SUV Duster, un modelo que llegaría más tarde al mercado. Es ahí cuando su “compadre”, Leandro Colombato, por entonces Director de Ingeniería de la fábrica, le propone usar el modelo Duster para las transformaciones. Esa fue su oportunidad para trabajar en la versátil pick-up Duster Oroch.

“Se buscó a un usuario que precise una especificación utilitaria, en donde tenga que llevar carga, pero que también esté necesitando un producto familiar. Es decir, el típico dueño de una pequeña empresa que precise un solo vehículo para trabajar durante la semana y que los fines de semana disfrute de pasear con la familia, o de practicar actividades al aire libre. La definimos como una pick-up de uso mixto, no sólo es de trabajo. Ese fue nuestro reto“, comenta finalmente Felippa.

Vía: Clarín

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO EMPRESARIAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P