Las 4 fases para lograr el éxito en todo lo que haces

exito

“Es que él nació con talento para ser futbolista”. “Ella tiene una gran genética para el baile, por eso es que es tan buena”. “Hay que nacer con el don de liderazgo para ser gerente, lástima que yo no haya nacido con él”.

Esas son las clásicas excusas de las personas que carecen de perseverancia para alcanzar el éxito en una materia determinada. Todo lo resumen en el talento o la genética de las personas, sin fijarse que para que esas personas logren ser diestras en algo es porque se pasaron horas y horas practicando. La práctica hace al maestro.

Fases para lograr el éxito

¿Cómo alcanzar el éxito en todo lo que hacemos en la vida? Primero, alcanzar el éxito en todo es imposible. Nuestro tiempo no es el suficiente como para practicar en extenso cada una de las cosas que hacemos en el día a día.

Debemos ser conscientes que seremos buenos en algunas cosas, regulares en otras, y discretos en otras tantas. Segundo, debes saber en qué fase de conocimiento te encuentras en cada una de las cosas que haces, desde tus hobbies hasta tu emprendimiento. Sólo ubicándote mentalmente lograrás el éxito que deseas.

Fase #1: 

Es la fase en la que todo nos resulta de color de rosa. Consigues el primer empleo, inicias tu negocio, te enamoras de esa chica que tanto te gustaba, comienzas a practicar un nuevo deporte. Sin embargo, como careces del conocimiento necesario o de la experiencia requerida, tenemos la actitud sin embargo, no somos buenos en lo que hacemos.

Los errores, fracasos y frustraciones comienzan a nacer. Entonces, te percatas que vivías en un mundo de fantasía. Te das cuenta que alcanzar el éxito no es nada fácil. Comienzas a perder lentamente el amor por lo que haces.

Fase #2: 

Es la fase más peligrosa de todas. Es en la que la mayoría de personas renuncian. Surgen pensamientos como los que citamos al inicio de este artículo. Es el momento de reflexionar y no abandonar. Hay que ser conscientes que esta etapa pasará, que el desconocimiento no es eterno, que estamos destinados al éxito.

Los que tienen un trabajo o un negocio suelen rendirse. Sin embargo, te recomendamos que perseveres, que aprendas y practiques durante los tiempos libres que tengas. No te faltan cualidades, lo que te falta es práctica.

Fase #3: 

Las horas de práctica continua comienzan a dar resultados. Empiezas a tener tus primeros aciertos. Sin embargo, sabes que cualquier descuido te devolverá a la fase anterior. Así que haces un planeamiento exhaustivo para hacer tu tarea de la mejor manera.

¿Sabes por qué lograste superara la fase #2? Porque aprendiste de tus errores. Ese autoconocimiento es fundamental para lograr el éxito. Sólo cuando conocemos nuestros errores, podemos elaborar estrategias para salir del pozo en el que nos encontramos.

Fase #4: 

Es la fase del éxito. Ya no necesitas planeamiento ni una atención excesiva en lo que haces. Todo fluye naturalmente. La práctica por horas y horas hace lo suyo. Te has vuelto diestro en algo. Ya dominas perfectamente el balón, eres un líder entre tus colaboradores, logras bailar como un profesional. Todo es alcanzable con la práctica constante.

Nuestra conclusión es que para ser bueno en lo que haces bastan estos 4 principios de éxito:

  • El trabajo.
  • El enfoque.
  • La persistencia.
  • El sudor.

Ahora, te dejamos una tarea sencilla. En un papelito escribe todas las actividades que haces día a día. Desde tus hobbies, tus pasatiempos y tu propio trabajo, absolutamente todo. Al costado, escribe el número de fase en el que te encuentras en esa determinada actividad. Comprométete a practicar aquellas actividades en las que te hacen falta destreza. Enfócate en el éxito y lo lograrás.

Vía: liderazgohoy.com / elblogsalmon.com

Foto: yoguitarra.blogspot.com

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion