Las 7 cosas que todo mentor debe saber y hacer

¿Has pensado en convertirse en el mentor de otros emprendedores con el fin de apoyarles en su crecimiento?

Un mentor ayuda a construir las bases y el camino futuro a un aspirante a empresario, el desafío de cumplir con esa responsabilidad es un proceso profundamente gratificante.

De tal modo que en esta ocasión te ofrecemos seis guías informales para una buena mentoría:

1. Elegir cuidadosamente a los pupilos

Aunque el prospecto de tener un socio energético y afable para los proyectos es atractivo, tener al pupilo equivocado puede ser doloroso. Así que se debe tener cuidado con candidatos reticentes, que esperan que el mentor mantenga en marcha la relación, o aquellos que insisten en hacer las cosas a su manera. Un aprendiz debería ser curioso, organizado, eficiente, responsable y comprometido. Y una forma de buscar estos rasgos es probando a los candidatos.

2. Establecer un equipo de mentoría

La relación exclusiva y de uno a uno entre mentor y pupilo, que solía ser la norma, era ideal durante una época cuando ambas partes se mantenían en una institución o estaban dedicadas a una sola misión. Sin embargo, ahora esto raramente sucede.

Los profesionales en los negocios se mueven frecuentemente de un proyecto o institución a otra. Más aún, los integrantes de la facultad y los directivos están bajo una constante presión de tiempo. Como resultado, la mayoría de los mentores de la actualidad comparten responsabilidad con otros respecto al crecimiento de un pupilo.

3. Dirigir bien

Ser mentor no debería requerir una cantidad excesiva de tiempo. Establecer reglas claras y firmes con los pupilos puede mejorar la eficiencia. Para comenzar, se debe clarificar lo que su pupilo espera de la relación, comparar esto con sus propias expectativas para alcanzar un consenso. Las relaciones más exitosas son aquellas en las que el mentor y el pupilo comparten la misma visión de éxito.

4. Establecer un ritmo para la comunicación

La mayoría de los mentores quieren estar al tanto de los desarrollos principales en el trabajo de sus pupilos, pero les desagradan las llamadas telefónicas imprevistas o el ser inundados con correos electrónicos por asuntos menores. Evitamos esto al decirle a los pupilos que nos reuniremos mensualmente para discutir los temas a fondo.

Te puede interesar: 7 pasos para encontrar un buen mentor

5. Desviarse de las rupturas

No es poco común que los mentores y sus pupilos tengan un desencuentro. Lo que parecía una adaptación perfecta podría resultar ser un completo error. En otras ocasiones, ya sea el mentor o el pupilo podrían desconocer por completo que hay una ruptura. Los mentores deben reconocer que los desacuerdos y los malos entendidos son casi inevitables en estas relaciones, y que ellos son responsables de evitar o reparar los distanciamientos.

6. No cometer negligencia en la mentoría

Ya que los mentores están en la posición dominante, es fácil para ellos usar inapropiadamente su poder. Pero tienen consecuencias negativas para las carreras de ambas partes. Hay que insistir en que los aprendices impulsen los proyectos del mentor, atar a los pupilos al cronograma del mentor o desalentarlos de buscar otros mentores.

7. Prepararse para la transición

La sabiduría de un mentor debe transmitirse a la siguiente generación. Los buenos mentores hacen de esto un proceso consciente, discutiendo a menudo con sus pupilos los desafíos y satisfacciones de la mentoría. Aunque el momento de transición de aprendiz a mentor variará, el mentor debe sentir que el pupilo ha alcanzado una verdadera pericia y tiene la personalidad para triunfar.

Vía: elfinancierocr.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL


Artículos Relacionados