Las palabras que cambiaron la vida de Steve Jobs

Conoce las palabras que cambiaron por siempre la forma de ver la vida al visionario Steve Jobs.

Steve Jobs

El cofundador de Apple será recordado siempre no solo por ser un excelente empresario sino también por sus discursos y frases que se han vuelto icónicas para mucha gente emprendedora del planeta.

Steve Jobs dedicaba casi todo su tiempo al trabajo, y en sus reflexiones siempre destacaba la importancia de saber usar el tiempo y no desperdiciarlo. “Mis cosas favoritas en la vida no cuestan dinero. Está claro que el recurso más preciado que tenemos es el tiempo“, lo dijo en una entrevista con la revista la revista ‘Parade’.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


La fundación Apple existe desde el año 1976 y desde aquella fecha, Jobs dedicaba casi que todo el tiempo que tenia a su trabajo estando presente en todas las reuniones de negocios de la misma, pero sólo se ausentó de ese gran compromiso una sola vez en su vida. Pero, ¿cómo es posible que una persona tan dedicada y responsable haya cambiado una junta por otra cosa?

La razón es muy sencilla, el genio faltó a esa reunión para ir a la primera cita con una chica hermosa, la cual más adelante se convertiría en su esposa.

Te puede interesar: Los 10 pasos al éxito de Steve Jobs

Nada es eterno

Todo comenzó cuando Steve Jobs, un día expuso un informe en la Universidad, y en el auditorio se encontraba Laurene Powell. En aquel entonces, esa chica le gusto a Steve y por ende decidió acercarse a la misma después de terminar su discurso y decidieron intercambiar números telefónicos.

Steve Jobs

Lo cierto es que Steve no quería esperar mucho ya que estaba impaciente y ese mismo día la invitó a cenar, pero una reunión de trabajo ya estaba planeada y el mismo debía asistir como siempre lo había hecho.

Steve se subió al auto, y dentro del auto se hizo una pregunta: “¿Qué haría si fuese el último día de mi vida?“. Reflexionó, y seguidamente regresó apresuradamente a la Universidad, encontró a Laurene y no lo pensó ni una vez, sino que se la llevó con él. Más nunca se separaron a partir de ese gran momento.

De esta historia sale nace una hermosa reflexión: entender que nada es eterno es de sabios, y si el emprendedor tiene esto en consideración encenderá en su alma esa pasión que lleva oculta, tomará riesgos y a la vez tendrá el valor de sumergirese completamente a ese juego, el juego hermoso que se llama vivir, el juego hermoso de la vida.

En tu caso, ¿qué harías ahora si fuera el último día de tu vida?

Vía: 60-minutos.es
Foto: sfgate.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments