Lecciones de liderazgo de un sobreviviente de los Andes

¿Qué harías en una situación límite? ¿Te apagarías o permitirías que las circunstancias adversas te ayudaran a desarrollar el líder que tienes dentro?

liderazgo

Se ha hablado mucho de las diferentes formas de liderazgo, así como de la posibilidad de desarrollarlas para explotar el potencial personal y el de la gente de su equipo.

Entonces, hay que recordar lo que hicieron los sobrevivientes del accidente aéreo de los Andes en 1972, que el pasado 22 de diciembre cumplieron 44 años de rescatados.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Steve Farber, autor del libro “Greater Than Yourself”, señala que hay un tipo de “liderazgo extremo” que se da en situaciones límite y que lleva a los individuos a dar más de lo que creen posible.  Por eso nos viene a la memoria el vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya que se estrellara en una de las cordilleras más inhóspitas del mundo, el 13 de octubre de 1972, donde iban a bordo un equipo de rugby uruguayo con destino a Chile.

Y entre los sobrevivientes destaca Roberto Canessa, que a sus 19 años la vida lo puso a prueba al vivir una de las situaciones límites más increíbles que registra la humanidad: estuvo dos meses atrapado entre montañas nevadas y, para permanecer con vida, debió alimentarse de los cuerpos de sus mejores amigos, pero que junto a Fernando ‘Nando’ Parrado, hizo una travesía de 10 días a través de la Cordillera, para buscar ayuda.

El Roberto Canessa de hoy tiene 63 años. Se graduó como médico cardiólogo pediatra, fue galardonado tres veces con el Premio Nacional de Medicina en Uruguay y en 2015 fue designado Honorary Fellow of the American Society of Echocardiography. Actualmente es jefe de Ecocardiografía y Cardiología del Hospital Italiano y colabora con una red integrada por los más prestigiosos colegas en todo el mundo.

Enseñanzas de vida y liderazgo

Sobre las enseñanzas que le dejó su experiencia en los Andes y que luego lo aplicó en su vida como médico y empresario, Canessa señala que en los Andes estaban en una situación terrible, en donde cada uno tuvo que optimizar sus roles.

Era una empresa en la que no podías echar a nadie, sino que se morían. Y cada uno necesitaba a los demás para poder salir de esa situación. Alguno era bueno contando chistes, el otro era bueno rezando y haciendo que no te olvides que Dios no se olvida de ti. Otros eran hábiles con las manos, yo hacía de médico. Fue una situación en donde personas comunes y corrientes, enfrentados a un contexto terrible, lograron un resultado extraordinario, que es lo que en sí busca las empresas“, recuerda.

empresarios

Admite que descubrió que hay liderazgos diferentes a los habituales: “Fue un experimento de comportamiento humano, donde se estableció un liderazgo de ideas, en donde surgía una idea y se discutía. Nadie era ni quería ser el jefe. Nadie tenía una esposa en la casa que te decía que a ‘vos en la empresa no te valoran’. Es decir, nadie estaba contaminado de un montón de realidades y cosas que hacen que, muchas veces, las empresas fracasen. Había, casi sin darnos cuenta, un fin de común que compartíamos y una forma y un método para lograrlo. Yo creo que vamos a ese liderazgo de ideas”.

Te puede interesar: Cómo desarrollar tu habilidad para ser lider

Ye en su vida como profesional. Canessa admite la importancia de dividir el tiempo en tres: ocho horas para el trabajo, ocho para dormir y ocho horas para la familia y crecimiento personal. Pero, ¿qué tan importante es este esquema?

Después que te compras el Mercedes Benz y la indumentaria más cara, uno se ve al espejo y se da cuenta que es todo packaging, por uno sigue siendo la misma persona. En las empresas pasa un poco lo mismo, cuando uno pasa a ser gerente o director, a veces se confunde y piensa que no es el mismo. Lo que yo digo es que no se puede trabajar de más detrás de un Mercedes Benz. Uno no puede robarse el sueldo: tiene que trabajar ocho horas y en serio ocho horas, no contar cómo te fue en la peluquería o en el terapeuta. Luego hay otras ocho horas que tienen que ser parte de tu crecimiento personal y de tu vida. Ocho horas de dedicarte a las cosas importantes: a los hijos y la familia”, asevera.

sobrevivientes_de_los_andes

Y agrega que si una persona no puede hacer su trabajo en ocho horas entonces es porque la empresa está mal organizada. “Y un directivo de empresa debe dar el ejemplo. Porque, como decía Wilson Churchill, el ejemplo no es una buena manera de enseñar, sino la única. El tiempo es clave. Si vos ya tenés para cubrir tus gastos y mantener a tu familia, el dilema es el tiempo. Si vos ya cazaste suficiente ¿para qué vas a seguir cazando? La acumulación porque sí no tiene mucho sentido. Y, lo contrario, tampoco parece ser algo bueno: la crianza en exceso tampoco es buena“, señala finalmente.

Vía: blogdelmedio.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments