Lecciones de un tímido ratón para cambiar las cosas cuando están difíciles

ratón

¿Sientes temor contra algunas cosas? ¿ A las arañas, a las alturas o tal vez al fracaso?

Sin importar qué es lo que cause miedo, hay que aprender a aceptarlo, a afrontarlo y saber controlarlo para evitar que sea un obstáculo a lo largo de la vida.

Precisamente, en un artículo del portal chrisguillebeau.com se cuenta la historia de lo que le sucedió a su editor, Chris Guillebeau, cuando regresaba de un viaje a su casa de la ciudad de Portland.

Relata que, luego de bajar del auto, se dirigía a la puerta de su casa cuando descubrió que un gato estaba parado frente a la puerta, mirando fijamente a algo sobre la hierba.

Comentó: “En tal situación, un modo ingenuo, decidí hablarle al felino de lo que estaba pasando, pero no recibí respuesta alguna; se sumergió totalmente en algo, y cuando me acerqué, pude ver lo que era. Había un pequeño ratón temblando de miedo cerca a la vereda, muy cerca del gato”.

Lee también: ¿Cómo superar el miedo?

Y a pesar de ser un amigo de los animales, Chris confiesa que no tiene especial afecto por los ratones y roedores de ningún tipo.

“La vida no es justa en el reino animal, y no tengo una objeción moral si un depredador acosa a su presa. Pero pensé que si fuera un diminuto ratón, estaría temblando de miedo al ver que un tremendo gato está frente a uno. Así que decidí intervenir las leyes de la naturaleza … ¡el ratón viviría otro día!”, relató en la nota.

En primer lugar, el autor trató de razonar con el gato. “Amigo”, le dije. “Vamos a hacer algo que no sea el ratón”. Así que con el llavero del auto trató de distraerlo un poco, pensando que era la oportunidad del ratón de huir a toda velocidad, pero no se movió un milímetro …¡estaba petrificado como una roca!

Entonces, Chris decidió hacer algo drástico: cogió al gato para llevarlo a varios metros de distancia del ratón. “Seguramente que ahora el gato olvidaría al ratón y éste optaría por huir”, razonó para sus adentros. Pero el felino no se olvidó ni el ratón se negó a ir a ninguna parte.

El ratón seguía temblando de miedo, mientras que el gato permanecía obsesionado con su potencial presa. “Al final tuve que seguir adelante. Hice lo que pude por salvarlo. Nunca supe lo que pasó después que lo dejé a medio camino de la puerta de entrada que la había abierto para que escapara de las garras del gato”, escribió en la nota.

miedo

Lecciones de vida

Para el autor este episodio que le tocó vivir ofrece una lección de vida: que en diferentes momentos de nuestra existencia, todos nosotros somos ese ratón. Tenemos a veces una segunda oportunidad, pero si hay temor será un obstáculo para salir adelante.

Por ello es importante liberarse del temor, dejar de estar atrapados, vencer el miedo y estar dispuestos a soportar la amenaza. Pero a veces es muy difícil de cambiar.

Te puede interesar: 5 puntos importantes que aprender del fracaso para el éxito

En este sentido si uno se siente atrapado como el ratón, es el momento de tener coraje para correr tan rápido como se pueda cuando llegue ese momento. Ya sea gato o ratón, todos tenemos que tomar las más acertadas decisiones. De alguna manera, se tiene que cumplir con un destino que está más allá de tener miedo.

¿Cómo controlar el miedo?

  • Hay que retar a los pensamientos, desafiar al miedo con hechos que lo desarticulen.
  • Adoptar medidas prácticas para mitigar el potencial problema. Los resultados rara vez son tan malas como el miedo, pero a menudo traen algo positivo.
  • Ver la vida como una aventura divertida, pues nunca se sabe lo que vendrá a la vuelta esquina, tal vez algo maravilloso, tal vez algo difícil.

Vía: chrisguillebeau.com
Foto: fondos7.net

Mira este video: Cómo superar el miedo