Liderar es también saber decir que no

Ser líder es saber decir no

Un líder debe siempre tener sus objetivos claros y usar el sentido común a la hora de tomar sus decisiones. Sin esto, es probable que la empresa fracase y no llegue a ninguna parte, no tenga un rumbo claro y genere pérdidas por la mala toma de decisiones.

Diversas son las causas del fracaso pero, generalmente, ocurren cuando un líder no sabe decir que no; saber dirigir es también decir que no a muchas cosas para concentrarte en unas pocas. Muchas empresas no tienen pies ni cabeza sobre todo porque sus dirigentes caen en errores graves al no tener claras las estrategias y objetivos que tiene la empresa.

Los errores más frecuentes

  • No conocer el destino:

Por lo general, los líderes de una empresa que no tiene buenos resultados no tienen claro su objetivo, solamente ideas difusas y muy generales sobre lo que quieren conseguir, como por ejemplo “ganar más dinero”, “internacionalizarse”. Sin un objetivo claro de a dónde se quiere llegar, es imposible trazar un camino. Como decía el Gato de Chesire: ¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí? Eso depende en gran parte al sitio que quieras llegar -dijo el Gato. No me importa mucho el sitio -dijo Alicia. Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes -respondió el Gato.

  • Dejarse llevar por las modas:

Este es uno de los errores más graves que cometen los líderes deseosos de encontrar ideas creativas. No es conveniente que adoptes las nuevas tendencias al pie de la letra; por el contrario, lo mejor es usar tu propio criterio para tomar las decisiones más acertadas. Recuerda que las mejores empresas siempre serán las más originales ya que se diferencian de la competencia de una forma positiva, gracias las decisiones de un buen líder.

  • No saber decir que no:

Una de las cosas que más desagradan es decir que no  a personas que estimamos o admiramos. Sin embargo, muchas veces es necesario e importante saber decirlo antes de ser débiles de carácter y actuar como borregos sin formar nuestras propias opiniones. No hay nada peor que una persona que se dice líder no pueda que no ante ciertas personas por temor al qué dirán. Un líder de verdad tiene autoestima y la suficiente personalidad para poder decir que no cuando la ocasión lo amerite, ya que de eso dependerá el futuro de la empresa.

  • Ver lo que hace la competencia:

Muchas empresas buscan crecer de forma equivocada, copiando modelos de la empresa líder de su sector sin saber que esto, a la larga, no traerá beneficios. Es necesario encontrar un camino propio y no imitar lo que la competencia hace solo porque sí. Es mejor armar un plan de negocios propio que esté acorde con  tu empresa y sus características.

lideres_sobresalientes

Y tú, ¿consideras que estás siguiendo el camino de un buen líder?

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion