Lo que nunca debes decirle al Jefe

jefe

Si uno es jefe de un equipo de trabajo se debe saber que las palabras que se usan pueden afectar gravemente la posibilidad de éxito.

Así se señala en un artículo en el sitio web Inc.com donde esa persona, que es nuestro jefe, tiene un tremendo impacto en todos los trabajadores.

En este sentido, un estudio de más de 2500 líderes en una compañía de servicios financieros, reveló que la gente llena de compromiso y satisfacción laboral que trabajó para un mal Jefe, representó sólo el 4 por ciento.

Lee también: Temas que no debes hablar con tus compañeros de trabajo

Por otro lado, mientras que los trabajadores de compromiso, satisfacción y niveles de compromiso que laboraron para un buen Jefe representó un astronómico 92 por ciento.

Lo que no debes decir

Y si bien es cierto hay muchas cosas que los mejores Jefes y líderes dicen a los miembros de su equipo para inspirar y tener altos niveles de compromiso y productividad, hay algunas cosas que el Jefe nunca debe decir; sobre todo una cosa: “ME DOY POR VENCIDO

Patricia Walsh es una triatleta de clase mundial y destacada ingeniero de software, pero que es ciega, en su libro “La ambición ciega”, relata una historia que enseña que uno nunca debe rendirse. La historia es la siguiente.

Una mujer estuvo entrenándose por bastante tiempo para nadar el Canal Inglés, el era su objetivo, sueño y obsesión por lograr esta hazaña difícil de atravesar 21 millas. La primera vez que fracasó. Y la segunda vez también. Sin embargo, para su tercer intento, ella entrenó más duro como nunca lo había trabajado antes para tener la mejor condición física y mental posible. Estaba segura que la victoria sería suya.

Y casi lo fue. Después de nadar más de 20 millas en aguad gélidas, y a menos 400 yardas de la orilla opuesta, ella renunció al sentirse muy agotada mientras se acercaba a la orilla, en vista también que estaba rodeada de una espesa niebla que le impedía ver qué tan lejos estaba la meta por lo que prácticamente “tiro la toalla”.

Así que superando el cansancio y la incertidumbre, ella subió a su bote de rescate y grande fue su sorpresa al darse cuenta qué tan cerca estaba de cumplir su hazaña. Patricia tiene esta historia siempre presente en su vida para los momentos en que darse por vencido pareciera ser la única opción.

Vía: Inc.com
Foto: plusempresarial.com

Artículos Relacionados