Los 4 pasos para ser un líder colaborativo

Los 4 pasos para ser un líder colaborativo

Los antiguos directivos que antes controlaban cada aspecto de su empresa y micro manejaban a sus empleados, tendrían pocas oportunidades de sobresalir en el mundo laboral de hoy en día. Actualmente, la nueva forma de ser un buen manager es a través del liderazgo cooperativo.

El “boom” de este tipo de líderes se debe a que se conectan de manera más efectiva con los trabajadores de la llamada generación Millennial, aquellos entre 20 y 35 años, que buscan una forma de trabajo menos rígida que la de sus predecesores.

Los líderes actuales deben ser capaces de aprovechar ideas provenientes de diferentes fuentes y poder cambiar las estrategias de negocios cuando estás apunten a nuevas oportunidades. El artículo del Harvard Business Review indica que para ser un líder de este tipo se deben seguir cuatro pasos fundamentales.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




1. Conectar ideas y personas afuera de la organización con los elementos dentro de la empresa: Este tipo de líderes debe buscar una conexión global a través de diferentes modelos de trabajo. Debe buscar unificar la labor de empleados, clientes, líderes de opinión y sus pares en otras industrias para fortalecer la sabiduría corporativa de su  empresa.  Es decir, debe desarrollar una red de contactos o networking afuera de las zonas típicas, como clubes locales, asociaciones industriales, etcétera, y aprovechar las herramientas tecnológicas que existen, como LinkedIn.

2. Aprovechar diversos talentos: Según Harvard Business Review, los equipos con miembros provenientes de diferentes extractos sociales suelen ser más efectivos que los que se nutren con personas provenientes de una sola fuente. El trabajo de un líder colaborativo es identificar el talento humano que puede funcionar en diferentes contextos, razas, religiones, culturas y edades para nutrir la visión de su empresa.

3. Colaboración desde lo alto: Un buen liderazgo de este estilo debe comenzar con la alta dirección. Según la publicación de Herminia Ibarra y T. Morten Hansen, los empleados que ven que sus jefes están dispuestos a trabajar con diferentes facciones del negocio suelen estar más dispuestos a colaborar ellos mismos.

4. Evitar que los equipos se dividan por el debate: Según los autores, un riesgo de este tipo de liderazgo es caer en juntas excesivas que no lleven a ningún lado. Una de las claves que los especialistas ofrecen para evitar las discusiones eternas entre diferentes facciones de una empresa es otorgar derechos de decisión claros y responsabilidades en miembros de los equipos que puedan dar una conclusión correcta a un debate.

Fuente: Alto nivel.com.mx

comments

Autor entrada:

Deja un comentario