Los abogados saben convencer: ¡imítalos!

l

Para convencer a los jueces y al jurado, los abogados se destacan en el arte de hablar con elocuencia, saben captar la atención, cuidar el fondo y la forma de lo que dicen, etc. Para aprender a convencer debes imitarlos, es por eso que te revelo algunos consejos de los abogados para aprender a convencer.

1. Marca tu mensaje

Para convencer a tu auditorio y enfrentar los imprevistos, debes definir por anticipado tu idea principal en 3 o 4 frases claves. Luego las repetirás regularmente a lo largo de tu intervención formulada en distintas formas. Este hilo conductor ayudará a las personas a seguirte.

2. Capta la atención

Si tu auditorio no está atento cuando tomas la palabra, no trates de imponerte. Empieza por hablar de generalidades y espera a que tu público recobre su concentración. Según el momento del día, uno no escucha de la misma manera, los abogados, a menudo, se enfrentan a esta realidad cuando sus casos son juzgados después de varias horas. Cuando sientes que la atención de la audiencia baja, trata de hablar de un tema más atractivo que movilizará de nuevo su atención.

3. Elije bien tus palabras

Cuida tu vocabulario. No uses palabras que pueden contrariar, la manera en que te expresas no debe herir a nadie. En cuanto al humor, es mejor usarlo con mucha precaución ya que uno se ríe casi siempre en detrimento de alguien o de algo.

4. Coloca tu voz

Articula bien y, si es necesario, usa antiguos trucos: entrénate a pronunciar tus frases con un lápiz entre los dientes. Si no articulas bien, puedes perder la atención de tu auditorio en cuestión de segundos. Tu voz no debe ser ni monótona ya que podrías adormecer a todos, ni demasiado aguda ya que podrías fastidiar los oídos de tu público. Modula tu tono de voz al poner énfasis en ciertas ideas claves.

5. Usa tu mirada

Debes mirar a tu auditorio la mayor cantidad de veces posible, pero, no mires siempre en la misma dirección. Debes acordar la misma cantidad de miradas a todos tus interlocutores ya que significa que tienes la misma consideración por todos. Al final de cada frase importante mira a cada uno de tus interlocutores, para ver sus reacciones.

6. Anticipa las críticas

Si quieres mantener tus chances de convencer, no esperes a que te pregunten cosas desestabilizantes. Evoca tú mismo tus puntos débiles. Un buen discurso toma en cuenta todos los aspectos, los positivos pero también los negativos. Si mencionas los puntos débiles, les tomarás la delantera a los más escépticos. Demuestra que estas debilidades no son un problema y que pueden volverse en ventaja.

¿Qué otro consejo podrías compartir?

Vía: journaldunet.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.