Los jefes más tontos del mundo

jefes

Hay jefes y jefes. Pero no ninguno como estos. Desde la revista Inc., recogemos 5 de las experiencias más increíbles generadas por jefes tontos, pero muy tontos:

  1. El rey de la negociación

Un día un empleado estaba cerrando un ventajoso contrato con un proveedor, el cual establecía un 35% de descuento sobre el precio total que la empresa tenía que pagar. Cuando el empleado estaba a punto de estampar la firma, su jefe se acerca hacia él y le dice: “Mira cómo se hacen las cosas”. Y volteando sobre el proveedor le dice: “Nosotros queremos el 20% de descuento, tómalo o déjalo”. Luego de que el jefe se retirara, el proveedor con la mirada perdida le dijo al empleado: “¿Y así te quiera enseñar a negociar?”

  1. El eternamente preparado

Un día un trabajador tuvo un problema con su equipo de trabajo. Así que se acercó a su jefe y le preguntó si tenía un repuesto para dicho equipo. El jefe le dijo que no lo tenía pues si bien es cierto había encargado su compra, aún no lo había recogido de aduanas por si ocurriera una emergencia. ¡Qué tal contradicción!

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. El jefe ultra competitivo

Un puesto importante había quedado vacante en la empresa. Así que había que decidir cuál de los empleados debía ascender. El puesto ofrecía un salario suculento. Sin embargo, uno de los empleados se acercó al jefe y le dijo: “¿Qué tal si ese puesto quedará vacante y en cambio se instara a los empleados a cubrir las tareas de ese puesto otorgándoseles un bono de productividad?” El jefe sonrió ante la genial idea de su colaborador y dijo: “Muy buena idea, pero si la pusiera en práctica, ellos van a querer trabajar para ti y no para mí”.

  1. El olvidadizo

En un almacén de madera ocurrió un robo. Ante la mirada atónita de los empleados, el jefe sacó un polígrafo para interrogar a todos sobre el curioso robo de una gran cantidad de madera. El polígrafo arrojó negativo para el íntegro del grupo. Así que el jefe decidió denunciar ante la policía el hecho. Pocos días después, cayó el malhechor dentro de un camión… ¡nada menos que el propio jefe! Y no es que el jefe se haya dedicado a las malas artes, sino que olvidó por completo que días antes les había dicho a unos empleados que pusieran la madera en el camión donde lo encontraron los efectivos del orden.

  1. El jefe dueño de la razón

En una ocasión, un empleado fue ascendido y obtuvo la posición privilegiada dentro de la oficina: un cubículo alejado de los demás empleados. Sin embargo, el trabajador rechazó la oferta y le pidió al jefe que lo mantuviera en su viejo cubículo. Pero al jefe no se le ocurrió mejor idea que instalar un panel de varias pulgadas de altura para separar el cubículo del empleado ascendido de los demás colaboradores. Sonriente se acercó a donde se encontraba el supuesto beneficiado para decirle: “Esto está a la altura de tu nuevo estatus”.

Y tú, ¿has tenido unos jefes tan tontos como los aquí mostrados?

Vía: inc.com
Foto: lifehacker.com.au

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario