Los jefes problemáticos en las empresas

Los gerentes que se sienten ineptos suelen ser agresivos con sus subordinados. Es común que profesionales sin la suficiente preparación obtengan un cargo de alta responsabilidad, y probablemente alta remuneración, solo porque son amigos o familiares del dueño de la empresa, o alguien muy influyente.

Según los especialistas es posible encontrar:

Jefes demasiado exigentes: Establece altos estándares de rendimiento para el equipo y requiere que todos los logren, sin analizar las limitaciones de los otros integrantes. Su meta es que todos alcancen los objetivos a cualquier costo, lo que puede tener un impacto negativo entre sus empleados.

Inestables: Son aquellos jefes que no cuentan con un equilibrio emocional y sufren por ello cambios bruscos de comportamiento.

AbsorbentesViven invadiendo el espacio de los demás. Son capaces de llamar por teléfono durante el fin de semana, a horas imprudentes o puede interrumpir la fiesta infantil de tu hijo.

Coercitivos: Se refiere a aquellos que quieren hacer las cosas a su manera. Para ellos, todo debe transcurrir cómo piensa que es correcto y a la hora que él lo desea.

Agresivos: Son los peores. Además de ser groseros, rozan en la violencia; hablan alto y utilizan un lenguaje inadecuado con los empleados y no los respetan como profesionales.

Reservados: Tiene dificultades para relacionarse, esta clase no interactúa con el equipo. Él conduce a las personas, pero mantiene un distanciamiento muy grande, sin crear lazos.

Ausentes: Se trata de un jefe que no está, que no se pronuncia sobre las situaciones de la vida cotidiana y no proporciona información al equipo. Lo más adecuado es tener cautela y solicitar una opinión.


Artículos Relacionados


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion