No te engañes, un buen líder no siempre es la mejor persona

Ya sé, te has leído todos los libros sobre liderazgo, y en cada uno de ellos el autor te dice que el líder debe ser empático, colaborativo, apasionado y una larga lista de características bondadosas. Sin embargo miras a tu alrededor y a los libros de historia y te enfrentas a otra realidad: no todos los grandes líderes fueron las mejores personas. Seguramente, alguna vez te habrás cruzado con un jefe prepotente y abusivo que, sin embargo, lograba buenos resultados económicos. Y no te voy a hablar de los dictadores y gobernantes díscolos que han encabezado a un país o a un imperio, y cuyas palabras fueron seguidas por millones de personas.

El límite entre lo deseable y lo real

El problema es que los gurús del liderazgo han confundido a la gente sobre este tema. Dan una idea de cómo debe ser un líder, sin embargo, olvidan que existen líderes altamente efectivos que se escapan al modelo que ellos proponen. Que hay líderes abusivos, los hay, que hay líderes prepotentes, los hay, que hay líderes manipuladores, los hay, y no por ello son menos líderes que Mahatma Gandhi o la Madre Teresa. ¿O dudas del liderazgo del emperador Calígula o de Napoleón Bonaparte?

Cuando hablamos de un líder, nos centramos en aquella persona que es capaz de influir en otras sin el uso obligatorio de la fuerza. A pesar que muchos consideren a Bonaparte o a Hitler como unos tiranos, lo cierto es que las masas realmente confiaron en lo que ellos pregonaban. Solo una pequeña minoría de sus conciudadanos se atrevió a ir en contra de sus ideas. Y eso es algo que los libros de Historia no podrán esconder.

El líder de hoy

A pesar de las interminables páginas escritas sobre el líder perfecto, lo cierto es que en la actualidad persisten los líderes que no necesariamente son las personas más amables del mundo. La cinta “Jobs” muestra al desaparecido líder de Apple como una persona sin sentimientos, y cuyo único objetivo es lograr lo que él desea bajo cualquier costo (generó alguna reacción entre los jobadictos). Lo mismo se menciona de Jeff Bezos, CEO y líder de Amazon. Ex empleados de esta compañía aseguran que Bezos es el peor jefe que han tenido durante su carrera laboral.

El terreno de la política no se escapa de la presencia de los líderes descorazonados. George W. Bush fue duramente criticado por los medios de prensa de su país como del exterior por su forma de manejo de su política exterior, más cercano al derramamiento indiscriminado de sangre que al diálogo. También se ha hablado mucho sobre la falta de escrúpulos del actual presidente ruso, Vladimir Putin, un conocido ex miembro de la KGB, un símil ruso de la CIA. Y así muchos casos más, algunos que causan gran indignación, como en el caso del actual presidente de Corea del Norte, a quien se le ha pintado como un “animal sediento de sangre”. Más allá de sus personalidades especiales, los reconocemos como líderes pues sus ideas son aceptadas y seguidas por mucha gente.

Una nueva fórmula de liderazgo

Hay quienes dicen que un buen líder debe ser una persona “mala” que se vaya refinando con el paso del tiempo. No compartimos esa idea. Lo que sí queda en evidencia es que el liderazgo poco o nada tiene que ver con las virtudes de una persona. ¿Compartes esta premisa?

Foto: chikasurbanas.net

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion