¿Quieres un hijo líder? Sigue estos 7 útiles consejos

¿A quién no le gustaría que su hijo sea un líder?

Pese a que la controversia sobre el origen del liderazgo aún continúa (hay quienes creen que ser líder es una cuestión innata), está más que demostrado que son los padres quienes forman la personalidad de un niño líder y futuro hombre responsable.

No es extraño ver que de familias emprendedoras salgan niños con capacidad emprendedora. Y no es cuestión de genética. Lo que sucede es que muchas de estas familias han inculcado en los pequeños aspectos como :

1. El hábito de la lectura

Suscríbete a nuestro boletín informativo


No existe líder que no sea un apasionado de la lectura o, incluso, de la escritura. La lectura continua rompe los esquemas mentales de los niños para abrirlos a nuevas realidades que bajo contextos normales les sería imposible llegar a conocer.

2. Responsabilidad en sus decisiones

Desde pequeños resulta indispensable habituarlos a asumir las consecuencias de sus decisiones. Puedes empezar por cosas pequeñas, como por ejemplo, dejar que tus hijos decidan la película que quieren ver en el cine, los platillos que almorzarán hoy o el lugar para vacacionar el próximo verano. Incluso, deberías motivar a tu hijo haciéndole pedir él mismo el menú en el restaurante o haciendo que compre los boletos de viaje.

3. El juego como disciplina

Hay padres que creen que el juego es tan solo eso, simple juego. Sea el juego que sea, hay reglas que cada participante debe de cumplir. Esa es la semilla de la disciplina. Por ello, el juego no es tan solo un juego, es una competencia para superar nuestras propias debilidades. Invita a tu hijo a jugar contigo. No importa si es un deporte o un juego de mesa, nunca te dejes ganar por el simple hecho que sea tu hijo. Fuerza a tu hijo a dar el máximo de sí para que pueda disfrutar con mayor emoción del éxito.

4. El trabajo como motivación

También hay padres que no dejan que sus hijos trabajen porque piensan que eso interrumpirá sus estudios. No tiene que ser necesariamente así. De hecho, si uno revisa las biografías de los más grandes multimillonarios del mundo, todos, absolutamente todos, trabajaron desde niños. Por supuesto no en los clásicos trabajos de 8 horas diarias, sino en pequeñas tareas como repartir periódicos en el barrio o pasear a los perros de los vecinos.

5. La negociación como base

¿Tu hijo siempre te pide que le compres algo cada vez que pisas el supermercado? Perfecto, es el momento que debes aprovechar para enseñarle a negociar, factor indispensable en todo buen líder. Si quiere algo, dáselo pero a cambio él debe comprometerse a hacer algo por la familia. Desde la limpieza de fin de semana o cortar el césped; tu hijo aprenderá de esta manera que la negociación es fundamental para lograr lo que uno desea en la vida.

6. La perseverancia como constante de vida

La palabra “NO” no debe estar incluida en tu diccionario familiar. Si tu hijo tiene una meta, por más irrealizable que parezca, ayúdalo a que lo cumpla. ¿No quieres que tu hijo sepa lo qué es el fracaso? El fracaso forma parte de la vida, es bueno que él lo aprenda desde ahora. Eso sí, no dejes que se derrumbe ante una meta no conseguida, anímalo a continuar intentándolo. La perseverancia es aún más importante que la inteligencia en el mundo de los adultos.

7. Actividades en grupo

No crees un solitario o un introvertido para toda la vida. Si tu hijo no está en temporada de colegio (o aún en plena temporada), inscríbelo a campamentos, talleres, grupos deportivos, etc., donde él pueda relacionarse con otros niños de su edad. No solo aprenderá a relacionarse con gente extraña, sino también comenzará a valorar que si uno desea algo con frenesí en la vida no lo puedo lograr sólo, uno requiere de la colaboración de otras personas para la consecución de ese fin.

Vía: herramientasfamiliares.com / soyentrepreneur.com
Foto: nomediogrekids.blogspot.com

Artículos Relacionados

comments