Realmente, ¿crees estar listo para renunciar a tu empleo?

renunciar-al-empleo

Renunciar a un empleo es uno de los momento más difíciles para cualquier trabajador. No solo se trata de abandonar un espacio físico y algunas relaciones amicales, sino también pasar por un periodo de varios meses sin hacer nada más que buscar empleo. Una buena recomendación si te encuentras ante esa situación es definir el porqué de tu renuncia. ¿Qué es lo que te incomoda de tu actual empleo?

  • La relación con tu jefe y compañeros
  • El sistema de trabajo.
  • Tus aspiraciones no están acordes al empleo.

Si ya lo sabes, es momento de crear un plan de acción para buscar un nuevo empleo. Pero, no lo vayas a hacer luego de renunciar. Hay que poner manos a la obra desde ahora. Enfócate en estos tres puntos:

1.       Tus Finanzas

Suscríbete a nuestro boletín informativo




En el Perú, a un trabajador común le está costando entre 3 a 6 meses conseguir un nuevo empleo de acuerdo a sus necesidades. Si formas parte del ámbito formal, tu CTS puede solventar esos meses que estarás sin trabajo. Pero, ¿y si no estás en planilla?

Trata de ubicarte en el peor escenario posible: que durante 6 meses no hayas conseguido nada. Es el momento de ahorrar. Anda a un banco y créate una cuenta de ahorros hasta juntar dinero suficiente como para vivir durante 6 meses. Y, claro, si tienes unas deudas muy altas ni pienses en renunciar. Primero, trata de reducir el nivel de las deudas antes de tomar una decisión como tal.

2.       Tus Aspiraciones

El motivo principal detrás de una renuncia suele ser lo económico. Antes de renunciar, revisa en los portales de empleo, pregunta a tus contactos, contacta con empresas, para conocer cuánto pagan otras compañías por un profesional con una experiencia como la tuya.

Asimismo, identifica en los diarios y portales de búsqueda de empleo, qué cualidades son más valoradas por las empresas. Si crees que algunas falencias te impiden obtener un mayor salario, comienza a estudiar. Un taller, un diplomado o hasta una maestría, pueden ser la llave para un futuro más promisorio.

3.       Tu CV

Ya es tiempo que renueves los datos contenidos en tu CV. Esto también implica que analices los logros y conocimientos obtenidos en tu último empleo, y lo plasmes en tu CV. No puedes ir al campo de batalla, con las mismas armas que utilizaste cuando recién ingresabas al ámbito laboral. ¡Actualízate!

Vía: cnnenexpansion.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario