Richard Branson aprendió esta valiosa lección de su madre que fue crucial para su éxito en la vida

Si vas a crear un negocio, asegúrate que sea tu hobby o algo que realmente disfrutas.




En una carta se refleja no solo su amor, sino su apoyo incondicional a sus ideas emprendedoras, y donde demuestra que ella ha sido la patrocinadora número uno de todas sus locuras.

El multimillonario y empresario de 67 años Richard Branson ha hecho muchas cosas disparatadas. A los 16 años abandonó la escuela para comenzar una revista, trató de dar la vuelta al mundo en un globo de aire caliente y ahora está a la espera de ir al espacio en abril del 2018.

Su megamarca, Virgin Group, tiene más de 60 empresas, que van desde teléfonos móviles a compañías aéreas. Y siempre asegura que su mayor inspiración a lo largo de todo, ha sido su madre. En lugar de aplastar sus ideas desconcertantes, ella los alentó.

“Tu padre y yo … optamos por darte un amplio margen para aprender por tus errores y por eso te dejamos seguir con el crecimiento de tu árbol de Navidad, la crianza de aves y todas las otras empresas raras y maravillosas que surgieron”, escribió Eve Branson en una carta a su hijo ”Ricky”

La manera de comportarse

Pero, hubo una cosa en la que se mantuvo firme, y Branson dice que le enseñó una habilidad crucial para el éxito: cómo tratar a otras personas.

Cuando era niño, su madre enfatizaba la importancia de respetar a los demás.

“Si alguna vez dije algo malo sobre alguien cuando era niño, mi madre me enviaba al espejo y me obligaba a estar parada allí por 10 minutos porque decía que eso se reflejaba tanto en mí”, recuerda Branson.

Esa lección tuvo un gran impacto en el estilo de liderazgo de Branson.

“Creo que la educación me enseñó a nunca decir mal por nadie, siempre buscar lo mejor en las personas, y desde entonces he descubierto que al buscar lo mejor en personas, se obtiene lo mejor. Y creo que para un líder, es absolutamente crítico que así es como llevas tu vida”, admite.

Cuando Sir Richard Branson era niño, cada vez que decía algo desagradable acerca de cualquier otra persona, sus padres lo mandaban a su habitación para que se mirara en el espejo. Tenía que mirar su reflejo mientras pensaba en lo que había dicho.

Mirarme en el espejo durante cinco minutos no era muy divertido, así que dejé de criticar a la gente”

Si vas a crear un negocio, asegúrate que sea tu hobby o algo que realmente disfrutas.
Definitivamente necesitas creer en tus ideas
Definitivamente necesitas creer en tus ideas
Eras un niño pequeño, pero claramente eras alguien que le gustaba hacer las cosas a su manera y en sus propios términos

Así que para Branson, su madre ha valido la pena escuchar todos estos años.

“Mi madre, Eve, es mi mayor inspiración, mi campeona más alentadora y mi mejor equipo de sonido. Gracias mamá por motivarme todos los días en mi vida, por enseñarme que ni siquiera el cielo es el límite, y que imposible es solo una palabra”, escribió en su blog.

Richard y el espejo

La intención de sus padres era tratar de hacerle comprender que el ser ruin o negativo sobre otras personas era desagradable y se reflejaba negativamente en él.
La lección tuvo efecto.

Incluso una vez que creció para convertirse en el fundador de Virgin Group -que ha pasado de ser una compañía discográfica hasta tener negocios en telecomunicaciones, turismo y servicios financieros- mantuvo esa costumbre. Branson está convencido de que es el consejo más importante que le han dado en toda su vida.

Si escucho a gente chismoseando, me voy. Como líder, uno tiene que buscar lo mejor de las personas y eso es muy, muy importante. Hay que dejar que las personas hagan lo que saben hacer, no hay que criticarlos cuando cometen errores y hay que elogiarlos cuando hacen cosas buenas”, asegura.

Vía: ectvplaymag.com

Artículos Relacionados