Robert Kiyosaki administrará tu negocio por tres meses

Lejos de ser una broma, el título de esta entrada sugiere una reflexión importante para todo emprendedor. Suponiendo que Robert Kiyosaki (el famoso millonario y escritor) pudiera administrar tu negocio durante 3 meses, sin invertir un solo centavo de su fortuna y solamente utilizando sus habilidades empresariales, ¿Qué cambios crees que habrían?

Hoy hablaremos de algunas habilidades importantes de negocios que todo emprendedor debe desarrollar para incrementar el valor comercial de su empresa. Y es que dirigir una empresa y hacer la rentable representa retos mucho más importantes que solamente conseguir buen capital. De hecho, he sabido de muchas personas que comienzan con buen respaldo financiero y aún así fracasan. ¿En que reside el secreto para hacer crecer un negocio y llevarlo al éxito?

Si Robert Kiyosaki, administrara tu negocio por 3 meses, estas son algunas de las cosas que seguramente haría:

-Trabajaría con gran pasión. Seguramente se levantaría de madrugada cada día con una actitud de gratitud hacia la vida sabiendo que ese negocio representa no solamente una oportunidad de mejorar financieramente sino que con el está construyendo el futuro de sus hijos y su familia. Llegaría a su local u oficina con una gran actitud y con el único objetivo de hacer las cosas en grande sabiendo que este es un día único y lleno de oportunidades.

-Realizaría los lunes una reunión motivacional con sus colaboradores. Tendría claro la importancia de liderar más que solo administrar. Seguramente dedicaría al menos un par de horas los días lunes para reunir a sus colaboradores y transmitirles visión, motivación y reconocer sus esfuerzos por hacer crecer la empresa. Con toda seguridad tendría claro que sus empleados son el activo más importante de su negocio u organización.

-Implementaría una cultura de ventas. Robert Kiyosaki sin lugar a dudas organizaría un seminario intensivo de ventas para todos sus colaboradores. Como empresario exitoso tendría muy claro que en un negocio, todo vende y todos venden. Se aseguraría que desde la secretaria hasta el piloto del camión de entregas tengan la capacidad de ofrecer los productos y servicios de la compañía. Transmitiría la información básica a todos y les proveería de material indispensable para poder brindarlo a cualquier persona en cualquier lugar. Además, dedicaría especial atención y el doble de tiempo al cuerpo de ventas de su compañía de tal manera que se conviertan en los mejores vendedores del mundo.

-Evaluaría las finanzas de la empresa y recortaría todo gasto innecesario. Seguramente se aseguraría de que el dinero fuera utilizado con inteligencia hasta el último centavo. Eliminaría todo gasto que no represente una inversión, especialmente aquellos considerados gastos hormiga. Se aseguraría de tener un presupuesto de gastos mensuales que garantice el uso adecuado del dinero.

-Llamaría a sus contactos estratégicos para realizar alianzas. Robert dedicaría algunas horas a la semana para realizar llamadas a otros amigos empresarios e invitaría a algunos de ellos a desayunar con la intención de hacer intercambios de servicios que beneficien a ambos y que le permitan obtener mercados de clientes adicionales así como obtener ventajas en precios y descuentos con algunos de sus proveedores.

-Iría en búsqueda de los negocios grandes. Una vez que tuviera la oficina en orden y las decisiones importantes de la semana tomadas, el Sr. Kiyosaki dedicaría suficiente tiempo a ir en búsqueda de los peces gordos. Agendaría citas con clientes importantes, les invitaría a tomar un café y seguramente tendría como meta cerrar al menos un negocio importante a la semana. Robert tendría muy claro que no todos sus clientes dirán que sí, sin embargo, no tendría tiempo para lamentarse o conmiserarse de sí mismo por un mal negocio.

-Administraría sus finanzas personales con moderación. Sabiendo que es una empresa pequeña o mediana, Robert Kiyosaki jamás gastaría más de lo que ha ganado. Seguramente viviría con modestidad de tal manera que sus utilidades le permitan reinvertir y ganar más hasta que su empresa sea estable y entonces pueda disfrutar con amplitud de sus ganancias. Además, Robert jamás utilizaría su tarjeta de crédito indiscriminadamente y seguramente reinvertiría inteligentemente cada dólar ganado.

-Mantendría siempre una actitud de gratitud hacia la vida. Seguramente al final del día, sería el último en retirarse de la oficina, habiéndose tomado un poco de tiempo para agradecer a Dios y a la vida por la libertad que representa administrar su propio negocio.

¿Y después de la oficina?

Sabiendo que un empresario es un líder y que como tal, debe desarrollarse constantemente y estar siempre actualizado, Robert Kiyosaki, dedicaría algunas horas después de oficina para capacitarse en:

-Temas de ventas
-Contabilidad y manejo de impuestos
-Conocimientos técnicos especializados de su negocio
-Aprender Internet para hacer más negocios
-Aprender otro idioma
-Recursos humanos
-Habilidades de comunicación

Y finalmente llegaría a casa a disfrutar y compartir con los que más ama, recordando siempre que son su principal motivo para el esfuerzo que realiza día con día.

Fuente: 1000 ideas de negocios


Artículos Relacionados


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion