¿Sabes qué es el Efecto Benjamín Franklin?

El éxito muchas veces viene acompañado de detractores y opositores. ¿Quieres saber entonces qué se puede hacer para tener dentro del bolsillo a tus ‘enemigos’? Conoce el legado del patriarca estadounidense.

Si le pides a alguien que te haga un favor, la ciencia asegura que le caerás mejor. Es lo que en neurociencia se denomina el Efecto Benjamín Franklin, la del científico y político del siglo XVIII y que es tan válido hoy en día como lo fue hace 300 años.

Este tema hace referencia a un incidente en el que el patriarca estadounidense le prestó un libro a un rival que en público había mostrado un patente desprecio por él  y a partir de ese momento se convirtieron en amigos.

¿Por qué funciona?

El cerebro justifica las acciones de tal forma que si alguien que no nos gusta pide un favor y se lo hace uno se convence a a sí mismo que se le está ayudando porque en el fondo nos cae bien y merece la pena ayudarle.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Bueno, para explicar un poco del “Efecto Benjamín Franklin” hay que remontarse a la vida de aquel joven ambicioso y emprendedor, que se limitó a la imprenta y al club de lectura de Filadelfia, sino que compró el periódico The Pennsylvania Gazette y fundó la primera biblioteca pública, además de incursionar con éxito en la política. Y como es de esperarse, conforme aumentaba su fama y fortuna, también crecían sus adversarios y enemigos.

Uno de ellos, un intelectual rico e influyente, arremetió en su contra durante su segunda campaña a la Asamblea General de Filadelfia. Y consciente de las dificultades que esta rivalidad le traería en el futuro, Franklin decidió ganarse la amistad del asambleísta pidiéndole un favor: aprovechando su reputación como coleccionista de libros, le envió una carta solicitándole en préstamo una obra que el rival envió encantado, sintiéndose muy halagado por la solicitud.

Desde ese momento nació una amistad que se mantuvo hasta la muerte del Padre Fundador. Es en circunstancias como ésta que se presenta el Efecto Benjamín Franklin: cuando un adversario nos hace un favor, disminuye su desprecio hacia nosotros e incluso aumenta la probabilidad de que llegue a querernos.

¿La causa?

La causa se encuentra en un fenómeno que los psicólogos llaman Disonancia Cognitiva, una sensación de malestar emocional que se produce cuando la persona se ve enfrentada a dos ideas, creencias o valores contradictorios. Para resolver este conflicto, la mente alinea las emociones de la persona para que sean coherentes con las acciones del individuo.

En consecuencia, hacerle un favor a alguien que le desagrada, creará una contradicción que su mente eliminará haciéndole creer que esa persona no le molesta tanto.

Te puede interesar: ¿Sabes qué es el Efecto Mandela?

Lo cierto es que el impacto del Efecto Benjamín Franklin ha sido estudiado a profundidad por psicólogos, antropólogos y economistas y su popularidad es tanta, que hoy en día desde especialistas en coaching ejecutivo y organizacional, sugieren que sus clientes lo apliquen de diversas formas para aumentar el éxito de sus relaciones interpersonales.

Así que probablemente, si se recurre por ayuda a esa persona con la que se tiene una relación difícil, se podría ganarse su afecto, e incluso una nueva oportunidad de negocios o hasta un nuevo socio.

Y hasta sirve para pedir un favor dentro de la empresa de cualquier forma. Hay personas que no piden bien los favores porque les cuesta reconocer que necesitan ayuda. Éste es un error habitual de los directivos y personas que ejercen el liderazgo con mucha gente.  Así que si a los empleados el jefe les cae mal, el líder empresarial les debe pedir favores para ganarse su estima.

Vía: finanzaspersonales.com.co

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P