Startup peruana logró levantar medio millón de dólares de capital, ¿cómo lo hizo?

Se trata de una plataforma online que permite a los organizadores de cualquier tipo de eventos poder crearlos, difundirlos, y cobrar por el ingreso, gestionandolo en tiempo real vía Internet.

Después de solicitar fondos, a una gran cantidad de inversionistas ángeles, la startup Joinnus alcanzó su primer gran fondo de US$ 500 mil gracias al Grupo RPP, ¿cómo lo lograron?

Joinnus, es una plataforma peruana que conecta personas para realizar actividades grupales; es decir, facilita la tarea de encontrar algo qué hacer en una ciudad apresurada como la capital peruana.

De tal forma que es una herramienta web que permite a los organizadores de cualquier tipo de eventos poder crearlos en la plataforma digital, difundirlos, y cobrar por el ingreso, gestionándolo en tiempo real vía Internet y promocionándolo por redes sociales.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Carolina Botto, CEO y cofundadora de Joinnus, señala que la iniciativa nace en 2012 cuando se encontraba en Madrid para una maestría en business innovation y veía que todos los estudiantes extranjeros tenían el mismo problema: no sabían qué hacer en una nueva ciudad. “En ciudades como la nuestra también ocurre, muchas veces hay actividades y uno solo se entera cuando ya pasaron”, refiere.

Claves del éxito

En este sentido, aconseja que los nuevos emprendedores deben tener en cuenta ciertas cosas antes de presentar su proyecto ante los inversionistas. ” No hay una fórmula secreta. Es por eso que empezamos a adaptarnos a los inversionistas con los que conversábamos. Hicimos más de 200 presentaciones y nos dimos cuenta que teníamos que encontrar un mismo idioma. Entonces si nos pedían flujo de caja a diez años, lo elaborábamos, pero éramos sinceros porque en realidad no sabíamos con exactitud lo que sucedería en 6 meses y mucho menos en diez años“, asevera.

En cuanto al criterio que siguieron para escoger a los inversionistas ángeles, Botto refiere que primero se acercaron a algunos inversionistas ángeles que sabían que podían invertir en su proyecto y que usualmente apoyan negocios tradicionales. Cuenta: “Hicimos una lista y empezamos a mapear a todos los contactos que pensábamos que podrían invertir en nuestra startup. Desde amigos, familia, corporativos, empresarios, entre otros”.

También acudieron a Emprende UP y Angel Ventures porque ya tenían entre 40 y 50 personas reunidas e interesadas en brindar fondos para startups. Y cuando un inversionista de esa red les hacía una pregunta, relacionada a estudios predictivos de rentabilidad de su startup, ellos le decían que conversara con el financista, en este caso, Angel Ventures, porque el trabajo de ellos fue explicar a los inversionistas para que entiendan en qué proyecto podrían poner su dinero y cómo funciona.

Te puede interesar: Startup peruana es seleccionada por la aceleradora social más grande del mundo

Inversionistas ángeles y con corporaciones

Al tener inversión de ambos tipos de financiamiento, Botto señala que al comienzo pensaba que las corporaciones serían mucho más exigentes que los ángeles, porque estos les solicitaban demasiados estudios de evaluación.

“Pero cuando hay un interés por parte de la corporación y dentro existe una persona que nos aconseja para crecer todo va bien. Esto nos sucedió con el Grupo RPP. Ellos nos dijeron que les encantaba nuestra iniciativa y que querían ser parte. Nosotros también mostramos interés y nos enfocamos en cómo alcanzar un mismo idioma y punto de equilibrio con la corporación, es decir, un nexo en el que ambos estuviéramos cómodos. Ahí empezamos a negociar: presentar evaluaciones, metas, causas por las que las planteábamos, cómo pretendíamos realizarlas y cuánto queríamos crecer”, asegura.

Así que obtuvieron el financiamiento y lo primero que tuvieron que enfrentar es el proceso de trámites. Para ello firmaron una carta de intención donde acordaron que después iniciarían los trámites legales, y cuyo proceso duró cinco meses

Finalmente comenta: “Ahí trabajamos con un equipo de abogados, financistas y asesores. Porque en ese momento hay intención y las bases están claras, pero después vienen muchísimos detalles, en la parte legal, que demandan ser observados. Por ejemplo, qué es lo que puedes y no puedes hacer como startup, en qué circunstancias debemos conversar con ellos, cómo pueden aportar, etc.”.

Vía: Gana Más

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P