Usa el Coaching Ontológico para sacar tu líder interno

coaching

Para un directivo de una empresa, uno de los mayores retos es dirigir bien a su grupo de trabajo alcanzando las metas en conjunto. ¿Cómo tener esta transición de ser jefe a líder? Son dos cosas totalmente distintas y la meta es ser lo segundo, lograr una buena identificación con la empresa, con el equipo, poder transmitir la filosofía y valores empresariales, motivar, guiar y promover un buen ambiente de trabajo para lograr todos los objetivos.

Debes aprender algunas pautas del coaching ontológico, que te ayudará a cambiar la perspectiva que tienes con el mundo. No eres un simple observador, eres alguien que forma parte de este mundo y tiene la capacidad de transformarlo. Este tipo de coaching tiene como objetivo desarrollar las capacidades de aprendizaje, las habilidades de la inteligencia emocional, las destrezas de creatividad, liderazgo y comunicación para aplicarlas con tu equipo e incluso con tus superiores.

El coaching ontológico es un proceso de transformación personal y profesional que nos ayudará a ser mejores personas y a actuar de manera correcta. Cada organización debe contar con un coach para identificar a sus líderes y convertirlos en provocadores de cambio y resultados; de afianzamiento del grupo de trabajo. Da bases nuevas de comunicación y formas efectivas de interrelación que crearán nuevos lazos de confianza y un ambiente laboral de compañerismo, respeto y trabajo en base a esfuerzos conjuntos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


El coach debe saber reconocer y sacar a flote todas las competencias y habilidades de cada elemento de su equipo. Debe dar la oportunidad a cada uno de pensar por sí mismo, de dar ideas, responder ante problemas y dar soluciones. Cada persona es un mundo particular y eso debe entenderse de manera clara.

El coaching ontológico maneja tres vertientes del comportamiento de la persona:

1. El lenguaje

2. La emocionalidad

3. La corporalidad

En el resultado final se espera que la persona instruida se haga responsable de sus actos, para así concientizar que sus resultados son consecuencia de su creatividad y sus acciones, esto ayudará a realizar una dirección más efectiva y un liderazgo fuerte y prometedor.

Las organizaciones con mentalidad flexible ahora están aplicando la figura del Líder-Coach, que nace de un simple jefe quien se ve instruído con la disciplina del coaching ontológico y que luego cumple una función importante en el desarrollo de su personal a cargo.

Las empresas necesitan hoy líderes capacitados para crear más líderes. Ya no se quieren empleados como simples ejecutores de tareas, sino personas innovadoras, independientes, proactivas que ayuden a que las organizaciones eleven sus comportamientos hacia niveles estratégicos para este mercado global y competitivo. Esto permitirá un beneficio real al mundo. Mejores personas, mejores sociedades.

Vía: Alto Nivel

Artículos Relacionados

comments