Vacaciones, oportunidad de oro

Los empresarios pueden capitalizar la ausencia o sustitución de trabajadores para revisar actividades y detectar malos manejos. Alejarse de la rutina mediante las vacaciones es una manera de reponer energía.

Si tu empresa hace una adecuada planeación de estos periodos, además de contar con empleados descansados, tendrás la oportunidad de revisar funciones en los puestos que están temporalmente vacíos o cubiertos por otra persona.

Las vacaciones de tu personal pueden representar un elemento importante de control interno para el negocio, ya que permiten que distintas personas realicen diferentes actividades.

De esta manera pueden identificarse errores o malos manejos y también pueden revisarse funciones y tareas asignadas, fortaleciéndose la integración y mejor conocimiento entre departamentos.

Si un empleado se va de vacaciones y es sustituido por otra persona para el desempeño de las actividades que tenía asignadas, es posible detectar si el trabajo se encuentra al día y se lleva en orden, de acuerdo con lo planeado.

De igual forma, puede darse el caso de un trabajador que no toma vacaciones por miedo a ser descubierto en malos manejos de su puesto. En estos casos, lo recomendable es investigar lo que está realizando un empleado que se niega a tomar su descanso.

Esto mismo se puede realizar de manera más ordenada con un plan de rotación de personal, ya que la supervisión de los puestos no es exclusiva de las vacaciones.

Lamentablemente, los periodos vacacionales de diciembre o Semana Santa no permiten realizar esta clase de control, ya que se caracterizan por una ausencia generalizada de personal, lo que imposibilita la sustitución de unos empleados por otros.

Lo más importante, en cualquier caso, es realizar una planeación adecuada y aprovechar los periodos de baja actividad laboral.

Fuente: El Empresario.mx

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.