Vivió en un refugio para indigentes y ahora es una millonaria empresaria de éxito

Se trata de una actriz ganadora del Oscar que recuerda que cuando llegó a Nueva York no tenía dinero y tuvo que dormir en varias ocasiones en un centro para personas sin techo.

Halle Berry es una mujer excepcional que ha conseguido prácticamente todo lo que se ha propuesto en el plano profesional. Pero, antes de la fama y los millones, ella pasó momentos muy duros en sus inicios en la actuación a su llegada a Nueva York.

La ahora talentosa y bella actriz y empresaria de 50 años no lo tuvo nada fácil en su infancia. Nació en el año 1966 en Cleveland, Ohio, en el seno de una familia totalmente desestructurada que marcó su etapa de niñez. Su padre fue un hombre muy violento que abusó de su madre durante años, algo que, sin ninguna duda, se quedó clavado en la mente de Halle. Ella no quería eso para su futuro.

Sus inicios

Y cuando la joven Halle se marchó hacia Nueva York no tenía nada seguro; fue a probar suerte en el año 1989 y gastó todo lo que tenía ahorrado antes de que le diesen un papel televisivo. Esto desesperó a la actriz ya que se vio sin dinero y en la calle. Aún así, la actriz sobrevivió gracias a la ayuda que le dieron en un refugio para vagabundos y desamparados.

Unas semanas después de esto consiguió su primer papel en una serie de televisión llamada “Living Dolls” de corta duración en el aire. Sin embargo, su carrera en Hollywood finalmente despegó, y la actriz ganadora de un Óscar ahora tiene una fortuna que asciende a 70 millones de dólares.

“Llamé a mi madre y le pedí que me enviara algo de dinero, y ella me dijo que no. Eso fue duro y algo que me llevó a estar un año sin hablarme con ella, pero probablemente sea una de las mejores cosas que hizo por mí”, expresó la ganadora del Oscar quien está en plena promoción de su nueva película, Kidnap, un thriller sobre una madre que busca salvar a su su hijo.

Sobre su actual soltería, Berry confiesa estar disfrutando y aprendiendo mucho. “Estoy disfrutando con mis hijos y realmente tengo tiempo para pensar y reflexionar. Estoy aprendiendo a tener un minuto para estar conmigo misma y estoy tratando de averiguar cómo tomar una decisión u otra yo sola. Esto ha sido una gran lección para mí”, dice orgullosa de enfrentarse a sus miedos y“vivir infeliz” tras su último divorcio.

Te puede interesar: De mendigos a millonarios : historias de famosos que alcanzaron el éxito

De actriz a empresaria

Además de actriz y modelo ocasional, la ganadora del Óscar en 2002 como mejor actriz por su participación en la cinta “Monster’s Ball”, comenzó una nueva aventura empresarial en el mundo de la lencería al decidir rescatar la marca de lencería francesa Scandale, que nació en París en 1932, convirtiéndose en copropietaria de la firma.

La protagonista de “Gatúbela” descubrió la firma en uno de sus paseos por el barrio St. Germain en París. “Pensé que sería la manera perfecta de traer el glamour y sofisticación parisina a América”, comentó en una entrevista a la Revista People.

Lo cierto es que acostumbrada a ser imagen de otras marcas, Berry ha decidido dar un paso más e invertir en su propia empresa. “Durante muchos años he respaldado otras marcas, como Revlon. También me alié con Coty y empecé a hacer mis propios perfumes. Pero no eran mis propias compañías. Decidí por mi propia evolución como mujer y emprendedora que era mi hora de ser parte de algo en lo que creo y no simplemente prestar mi nombre a una marca”.

Y a pesar de que en Hollywood cumplir años no siempre sea motivo de celebración, especialmente entre las actrices, debido a la obsesión de la industria con la juventud, Halle Berry no puede estar más feliz de cumplir el 14 de Agosto, 51 años; con una inmensa fortuna, una mansión en Malibu Beach, Los Angeles ($8 millones), otra en Hollywood, Los Angeles ($15 millones), además de autos de lujo como el RX350 – SUV fabricado por Lexus ($40,970) y el Navigator – SUV fabricado por Lincoln ($63,090).

Vía: Infobae

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL