Lo que no te enseñará la universidad sobre los negocios

clase-universitaria

Salir del colegio, estudiar en la universidad e iniciar su propio negocio es el sueño de muchos jóvenes. Un sueño que muy pocas veces se concreta. La mayoría termina trabajando en un empleo durante décadas luego de egresar de la universidad. ¿Y el plan trazado? Queda en el tacho de la basura. ¿Sabes por qué termina pasando eso? Porque las universidad forman bien a sus estudiantes, pero para ser empleados, no emprendedores. Ahí está el quid del asunto.

Entre las numerosas cosas que no te enseñará la universidad sobre la creación de tu propio negocio tenemos:

  1. NO TE DARÁN RAZONES PARA INICIAR TU NEGOCIO

Es más, es posible que traten de ocultar tus motivaciones iniciales por invertir en un negocio. Lo que te enseñan las universidades es a ir en piloto automático, a que te conviertas en una prolongación de tu futuro jefe. Tus razones para trabajar poco importan. Lo único que vale es lo que dice el jefe, nada más.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




No es extraño que luego de egresar de la universidad, los jóvenes salgan más confundidos que cuando ingresaron. Sus motivaciones han logrado ser inhibidas finalmente, y todo se reduce a recibir un cheque a fin de mes. Los sueños, ¿para qué?

  1. NO TE ENSEÑAN A CONOCER TUS FORTALEZAS

La educación universitaria está enfocada a esconder tus debilidades, y no a encontrar tus fortalezas. Entonces, te preparan sobre temas en los que te falta preparación, pero a ningún docente se le ocurre potenciar los conocimientos y aptitudes que ya tiene el estudiante en la universidad.

Justamente en nuestra fortaleza se encuentra lo que amamos. Los que saben y potencian sus fortalezas son los que logran sobresalir, porque se vuelven diestros en algo y no necesitan a ningún jefe detrás que les diga lo que tienen que hacer.

  1. NO FORMAN TUS HÁBITOS

Una vez que uno egresa, sale muy inspirado a buscar un trabajo. Los primeros días en él, estamos a tope. Con ganas de hacer de todo, colaborar en lo que sea posible, y aprender cada vez más. Sin embargo, cual pila de mala calidad, nuestra energía decae con el correr de los meses, hasta que nos convertimos en un empleado más.

El origen de este problema es uno sólo: ninguna universidad te inculcará hábitos, gran parte de ellos sólo promueven pensamientos inspiradores. ¿Y una vez qué acaba la inspiración, qué pasa? Los hábitos son los que mueven el mundo. Estar motivado a cada hora, todos los días, todos los años; esa es la característica básica de todo emprendedor.

  1. NO TE INVITAN A PLASMAR LO QUE APRENDES

Primer día de una cátedra en la universidad. El profesor pasa unas copias a todos los alumnos. ¿Qué es eso? Es la lista de libros que tienen que leer en el presente ciclo para aprobar el curso. Unos meses después vendrán los exámenes. Aprobarás o no, eso depende de cuánto hayas memorizado los conceptos. Pero a nadie, absolutamente a nadie, le interesará que pongas en práctica lo que has leído.

No importa que hayas leído la biblioteca entera de tu universidad. Si de verdad quieres vivir tu sueño e iniciar tu negocio, sólo tendrás que recurrir a unos cuántos libros, los más importantes, y traduzcas en tus acciones lo que los autores pretenden inculcar. Si estás actualmente estudiando, apúntate con los profesores que animen a los estudiantes a plasmar los conocimientos adquiridos.

  1. NO TE EDUCAN SOBRE LO QUE NECESITAS

A todos nos programan un mismo syllabus. A la universidad no le interesan tus aspiraciones y tus metas a mediano y largo plazo. Todos deben aprender lo mismo, responder las mismas preguntas y aspirar a los mismos puestos de trabajo (los más remunerados). ¿Eso es invertir positivamente? Claro que no. Estás malgastando tu tiempo y tu dinero.

Hay que invertir en educación, sí, pero en un tipo de educación que contribuya con los intereses que tenemos nosotros en la vida. No vayas a seguir un diplomado o una maestría determinada sólo porque el resto de tus ex compañeros lo hacen, asegurando que te abre las puertas de los empleos más rentables. No. Enfócate en lo que quieres desde que estás en pregrado.

Vía: inversoresestrategicos.wordpress.com / soyentrepreneur.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario