Los 10 modelos de administración más populares de hoy – Parte I

coaching-ejecutivo

El mundo está en constante evolución, y la administración no puede quedar rezagada a esa espiral de cambio. Las bases de la administración actual no están escritas, dependen del entorno del negocio y las capacidades que el líder posea. Una administración sin liderazgo no es posible ni bajo la lupa de la administración tradicional ni la contemporánea. Lo que sí está en cambio continuo son las herramientas y las estrategias de crecimiento que se apliquen en la organización.

Ahora, te vamos a presentar las 10 herramientas más utilizadas por la administración actual, para que distingas cuál es la más conveniente para ti y tu negocio:

  1. COACHING

Es una palabra proveniente del deporte y que ahora se aplica al ámbito de la administración. El coaching no es otra cosa que entrenamiento, no al nivel físico como en los deportes, sí en el aspecto mental. Esta herramienta permite a los jefes de las diferentes áreas de la organización poder superar sus límites autoimpuestos, y así mejorar la productividad general del negocio.

A diferencia de otras herramientas, el coaching no busca un cambio en las aptitudes del colaborador, sino en sus valores y actitudes personales. El coaching es un proceso de retroalimentación continua entre entrenador y entrenado. No hay un prospecto único a lograr, todo depende de la madera que tenga el colaborador y que el entrenador sepa detectar.

  1. DOWNSIZING

Es una herramienta de la administración sumamente eficaz para las grandes o medianas empresas. En muchas ocasiones, las organizaciones crecen de una manera completamente desordenada, acarreando una productividad por debajo de la esperada. Hay empresas que tienen más trabajadores administrativos de los que debería tener, hay otras en cambio, que tienen menos operarios que los que requiere su industria. Siempre hay que hallar el justo medio.

El downsizing, por tanto, no es otra cosa que un rediseño organizacional para ser más competitivo. Si bien en un principio, el downsizing se aplicó al control de los insumos a disposición, en los ’80 se extiende al capital humano, debido a que las crisis generadas por esos años exigían menores colaboradores en las empresas, pero sin mermar la productividad del negocio.

  1. EMPOWERMENT

Un verdadero líder sabe que su fuente de poder no se halla en detentar un rol dictatorial dentro de su organización, sino en lograr que sus empleados se conviertan en sus propios jefes, y sepan decidir qué es lo conveniente y qué no para la empresa. El empowerment es la síntesis estratégica de esa idea. Empowerment es, en resumen, otorgar gran parte del poder central a los miembros de la organización.

No se trata de una herramienta altruista ni nada por el estilo. Es ya conocido que una persona cualquiera o un colaborador, en este caso particular, rinden más cuando se sienten parte de algo. ¿Qué trabajador no se va a sentir parte de algo cuando sus decisiones son escuchadas y tomadas en cuenta para el crecimiento de la empresa?

  1. TQM

Estas siglas describen una herramienta de la administración conocida en el mundo anglosajón como Total Quality Management. El TQM está orientado a lograr la máxima calidad en el servicio o producto realizado, pero a diferencia de otras herramientas, en el TQM esto se logra en base a los aportes de los propios colaboradores de la organización.

La mejora constante es base del diseño del TQM, basado en dos piedras angulares: los colaboradores y los proveedores. Quien adopte el TQM como modelo de gestión está obligado a capacitar constantemente a sus colaboradores, tanto en funciones propias como en otras que le puedan servir de utilidad en el futuro. Los proveedores también pasan por un filtro riguroso, hasta el punto, que sólo debe quedar un proveedor por línea de insumos.

  1. KAIZEN

Es el modelo de gestión japonesa por excelencia. Este enfoque permite ver a la administración y a la organización en general como un ser viviente, en búsqueda de un crecimiento constante y diario. “Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy”, es la máxima de los que pregonan el Kaizen.

No vayas a creer que el Kaizen es el émulo de los libros de autoayuda occidentales. El Kaizen tiene objetivos muy concretos que van más allá de los alcances emocionales de quienes lo practican. Elegir el modelo Kaizen implica reducir los costos de producción de la empresa, que sólo se puede lograr a través de la autorregulación y verificación rutinaria de todos los procesos de la empresa. Ser Kaizen es siempre querer más y más.

Vía: negociosyemprendimiento.org / emprendices.co

Foto: gerenciaengotas.com

Deja un comentario