Los 24 minutos que decidirán el rumbo de tu día

feliz-al-levantarse

¿Te preguntas por qué todo te va mal en el día? A ver, giremos las agujas del reloj en sentido antihorario, y veamos que sucede en la mañana. ¡Ah!, ya veo. Claro, si te levantas tarde, apenas sí tomas desayuno y sales disparado al trabajo, y aún sí, pretendes tener un día excelente. Si sigues esa rutina te será prácticamente imposible. ¿Quieres un cambio? Despiértate 24 minutos antes. Esos 24 minutos determinarán tus 24 horas del día. Te lo aseguro.

Lavarte el rostro y los dientes (2 minutos)

Tu cara ha almacenado grasas y tus dientes, bacterias microscópicas. Así que agarra jabón, pasta dental y cepillo, y comienza tu día de la mejor manera. Ojo, que esta limpieza rápida no sustituye tu baño diario, al final del artículo te darás cuenta del porqué.

Tomar agua (1 minuto)

Al igual que tu rostro y tu boca, todo tu organismo está repleto de bacterias y microorganismos diversos, eso sin contar la sensación de sequedad bucal tan propia de las mañanas. Un vaso de agua es fundamental para desintoxicarnos del todo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Medita (6 minutos)

No se trata de que te conviertas en un yogui o algo por el estilo. Busca el espacio perfecto para ti (si vives en una casa amplia, el jardín puede ser el lugar oportuno). Una vez ahí, desconéctate del todo, respira profundamente y mantén tu mente en blanco. La meditación te reconectará con las cosas importantes de tu vida, además, de ser una excelente forma de bajar las revoluciones propias de la mañana.

Enfócate (5 minutos)

No confundas este espacio de tiempo con la meditación. En este periodo debes concéntrate al máximo. No debes esforzarte por hacer una agenda del día (eso te puede tomar más de 5 minutos), sino más bien, de crear metas mentales para el día. ¿Qué esperas del día? ¿Qué puedes hacer durante las horas restantes en pos de ese objetivo? Prioriza tu agenda en base a tal recomendación.

Ejercítate (10 minutos)

Sal a correr un poco (si tienes una trotadora mejor), haz un poco de abdominales, realiza ejercicios con un step, sube y baja las escaleras de tu casa, o simplemente, realiza unos estiramientos en tu habitación. Elige lo más adecuado para ti. Cuidado, que este ejercicio matutino no reemplaza al ejercicio físico que realices luego en el gimnasio. Este ejercicio está pensando para que nuestro cuerpo y mente se recarguen de energía.

Ahora sí, una vez acabado todo este ritual de 24 minutos, puedes darte un baño, tomar tu desayuno, cambiarte de ropa y enrumbar hacia tu trabajo, al gimnasio, al colegio o a la universidad. Son 24 minutos del día que no resultan una pérdida de tiempo, por el contrario, representan el mejor método para saborear positivamente cada una de las cosas que nos esperan durante el largo día por venir.

Vía: soyentrepreneur.com

Foto: guiajarocha.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario