Más productividad para tu empresa con pequeños ajustes

productividad

¿Crees que tus empleados no están rindiendo al máximo? Quizás no estés alejado de la realidad. La falta de productividad afecta a un gran porcentaje de las empresas. No todo está perdido en esta búsqueda de mejora de la productividad. Sí se puede lograr la productividad anhelada si efectúas pequeños cambios en tu empresa.

  1. Identifica lo importante

Tantas tareas confunden a tus colaboradores y a ti mismo. Hay tareas que simulan ser productivas, sin embargo, en realidad juegan en contra de la productividad de tus colaboradores. Una reunión entre las cabezas de la organización es fundamental para identificar las tres tareas más importantes de la semana por venir. Eso no significa que las demás tareas se dejen de lado, solo que enfocarás tus esfuerzos y los de tus colaboradores en esas responsabilidades tan vitales.

  1. Convierte a tus colaboradores en tus clientes

No quiero decir que vendas productos a tus trabajadores. Sino que hagas sentir a tus trabajadores como si fueran tus propios clientes. Existen empresas en las que los dueños son prácticamente invisibles. ¿Cómo se sentirá identificados los colaboradores con una empresa que se maneja así? Tienes que mostrarte ante los colaboradores, dar cuenta cómo se inició el negocio, que sepan dónde trabajan y cuáles son los objetivos de la organización.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. Capacita a tus empleados

En tiempos en que los salarios permanecen estancados, no hay mejor fórmula para mantener a los colaboradores e incrementar su productividad que las capacitaciones. Existe un fenómeno peculiar que se observa en los colaboradores luego de una capacitación. Se sienten con más motivación e, incluso, esta experiencia puede superar momentáneamente a un aumento de sueldo.

Ahora bien, capacitación sí, pero con resultados. La productividad generada por esa capacitación debe ser tangible. ¿Están los clientes más contentos por el servicio brindado? ¿El producto o servicio es de mejor calidad? ¿La cantidad de bienes producidos es mayor que en la etapa anterior a la capacitación? Haz conocer a tus trabajadores que buscas resultados concretos tras las capacitaciones.

  1. Elimina la burocracia

Las entidades estatales son ampliamente conocidas por su baja productividad. ¿A qué se debe ello? ¿A la pereza de los colaboradores? ¿A jefes ineficientes? No, en realidad al sistema en el que se mueven estas instituciones, en donde la burocracia prima. Cuando para una simple compra de papel se necesita la firma de un jefe, la firma del jefe de ese jefe, y hasta la firma del dueño, algo no marcha bien. Esa situación hace menos productiva a cualquier empresa.

  1. También debes decir “no”

Comprometerse en tareas que sabes de antemano que no podrás cumplir es absurdo. Volvamos al punto 1, ¿ya has cumplido con todo lo importante? Porque si no es así, estás afectando directamente tu productividad. Recargarte de tareas o de más funciones te hará cometer errores. Y eso es lo que menos deseamos en el trabajo.

  1. Tómate tus descansos

¿Quién te dijo que para tener más productividad debías trabajar más? ¿O que tus colaboradores permanezcan más horas en la empresa? Esta es la idea más popular respecto a la productividad, y la más errada. No dejes de lado tus horas de descanso. Es mejor hacer un trabajo de 8 horas de calidad, que uno de 14 horas diarias en las que pierdes tiempo en exceso debido a que el cansancio y la abulia te invaden.

Vía: 1000ideasdenegocios.com / cnnexpansion.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario