Mentiroso, mentiroso: el síndrome del CV retocado

el-mentiroso

Mentir en el CV se ha vuelto casi un deporte nacional. Hasta los más puritanos mienten en el CV, creyendo que si no lo hacen no podrán acceder al puesto laboral que aspiran, ya que habrá otros aspirantes que sí mientan. Pero, así como un engaño puede abrirnos las puertas de una empresa, nos puede cerrar muchas otras. ¿O acaso crees que todas las empresas reclutadoras se comen el cuento que dominas siete idiomas? Los reclutadores no son tontos. Y, hoy más que nunca, gracias a las redes sociales y al Internet, es posible identificar a los postulantes mentirosos.

Lo descrito representa la otra cara de la moneda. ¿Cuántas puertas se te cerrarán por tus mentiras? Eso es algo que nadie calcula al redactar un CV. Pensamiento cortoplacista, dirán algunos. Y no les falta verdad.

MENTIRAS QUE MATAN… DE RISA

La firma Career Builders se dio el simpático trabajo de identificar a estos engaña muchachos. Para ello, entrevistó a más de 2,000 reclutadores, para conocer cuáles eran las mentiras más sorprendentes. Algunas, simplemente, te dejarán con la boca abierta. Sin duda, que al momento de redactar un CV, muchos se convierten en los mejores novelistas del mundo. Vayamos con algunos ejemplos:

  • Un solicitante postuló a la misma empresa de la que había sido despedido días atrás, declarando en la entrevista que había renunciado a su último empleo.
  • Otro postulante, de tan sólo 32 años de edad, acreditaba una experiencia laboral de 25 años. Sí que era todo un precoz el susodicho.
  • Otro aseguró que había desempeñado funciones como supervisor de obras. Cuando se le interrogó sobre qué tipo de obras, el singular postulante dijo muy orondo, que había construido con sus propias manos la casa donde dormía su perro.

MENTIRAS DE TODOS LOS DÍAS

Claro, no todos los postulantes tienen una dosis de creatividad tan alta como los señalados anteriormente. Hay mentiras que son moneda corriente en la mesa de un reclutador, y que seguramente tú mismo habrás utilizado en algún momento. ¿Cuáles son?

  1. AJUSTAR LA EXPERIENCIA A LOS REQUISITOS DEL EMPLEO

Estos son los famosos “CV post-oferta”. Cuando el reclutador ve el CV, no puede dejar de mostrar su extrañeza por el particular parecido entre el CV del postulante y la oferta de empleo publicada. Se diría, entonces, que dicho postulante es el tipo idóneo para el puesto. Sólo que cuando le toca dar la entrevista, un inesperado ataque de amnesia hace presa del infortunado postulante.

  1. EXAGERAR LAS FUNCIONES DESEMPEÑADAS

Uno se ha desempeñado durante toda su carrera laboral como asistente, sin embargo, a la hora de redactar el CV, uno pone “Jefe del Departamento XYZ”. El problema radica que una vez que te enfrentas a la entrevista, te van a preguntar sí o sí por los logros y objetivos alcanzados (pregunta obligatoria para todo aquel que se autodenomine “jefe”). Si vas a utilizar una mentira así, es mejor que vayas con un monólogo perfectamente memorizado. Si no te vas a dar ese trabajito, no te empecines poniendo cargos que nunca has realizado.

  1. NIVEL DE ESTUDIOS

Es el recurso preferido de algunos congresistas o políticos que nunca han desempeñado cargos importantes en la Administración Pública durante toda su vida. Pero, no son los únicos. Todo parece indicar que hemos tomado del arte, el tan popular “horror al vacío”. Así que cuando vemos un espacio en blanco en nuestro CV, no se nos ocurre otra cosa que poner una maestría o un pregrado que nunca hemos cursado. Afortunadamente para los reclutadores, ahora todas las universidades tienen catálogos en línea sobre los egresados de sus especialidades.

  1. IDIOMAS

Nivel de inglés = Alto. ¿Alto? Si apenas dominas el verbo “to be”. Ya sé que la mayoría de reclutadores no te hacen preguntas en inglés o en cualquier otro idioma. Pero, nunca sabrás cuando alguno de ellos te puede sorprender con una pregunta inesperada en otra lengua. Mejor ser precavidos.

  1. EMPRESAS FANTASMAS

¡Ay! Una mentira piadosa, dirán algunos, pero sí, es una mentira al fin y al cabo. Algunos lo hacen porque les hace falta experiencia laboral, y si ponen el nombre de una empresa real, pueden ser descubiertos (uno nunca sabe si el reclutador o uno de sus conocidos tiene contactos con esa empresa). Así, que el muy listo decide crear una empresa ficticia dentro de su CV con un cargo llamativo. “Así nadie me descubrirá”, piensa el ingenioso postulante. Cuidado, una vez que te agarran, pueden vetarte en una y mil empresas.

La verdad siempre sale ganando, y es mejor ir a una entrevista firme con lo que uno sabe y lo que puede ofrecer, a quedar como un mentiroso frente a un reclutador (que puede servir a varias empresas, ojo con eso). Y tú, ¿alguna vez has mentido en tu CV?

Vía: cnnexpansion.com / blog.infoempleo.com

Foto: culturamix.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.