Netflix y Campbell’s nos enseñan a atraer felicidad al trabajo

trabajadores-felices

¿Eres feliz en el trabajo? ¿Tus empleados son felices? Pese a que nadie puede definir a ciencia cierta qué es la felicidad (cada uno de nosotros se siente feliz bajo diferentes circunstancias), lo que preliminarmente podemos entender como felicidad es la serie de acontecimientos que nos parecen buenos (no necesariamente tiene que parecerlo así a los demás). Ahora bien, nosotros podemos construir nuestra felicidad en la vida diaria, pero ¿estaremos en la capacidad de edificarla en el trabajo?

Esto es algo en el que muchos profesionales de la Psicología Organizacional y los Recursos Humanos se han preocupado en estudiar. Si bien no existe un método exacto para el logro de la felicidad en el espacio de trabajo, a grandes rasgos podemos aseverar que hay 2 factores que convergen para construirla: la claridad y la conectividad. Pueden lucir como conceptos tecnológicos, pero lo cierto es que ambos intervienen directamente en cada una de las decisiones que se toman en la empresa.

La enmienda de Netflix, un ejemplo de claridad

¿Qué tiene que ver Netflix con la felicidad? Mucho. Netflix creció de una manera exponencial durante sus primeros años de creación, sin embargo, decisiones incorrectas llevaron a la compañía a perder de un momento a otro 800.000 suscriptores, es decir, casi un 70% de sus clientes. La gente de Netflix confiaba en los cambios realizados en la plataforma, y mantuvieron la idea durante meses. Hasta que Reed Hastings, CEO de Netflix, dijo “basta”.

En una carta abierta en el blog de la empresa, Hastings aceptó que tanto él como quienes lo acompañaban habían cometido errores terribles, y que olvidaron por completo lo que querían los usuarios. Así que decidieron volver a la plataforma original de Netflix. Un año después, la compañía norteamericana cosechó unos 40 millones de suscriptores nuevos. Y la felicidad volvió a reinar en Netflix como en sus clientes.

La apuesta interna de Sopas Campbell’s, un ejemplo de conectividad

Las sopas Campbell’s son un emblema de la comida tradicional norteamericana (hasta el propio Andy Warhol inmortalizó a la marca en una de sus obras). Sin embargo, allá por el 2001, la situación de Campbell’s no era de las mejores. Habían perdido la mitad de su valor de mercado en tan solo unos meses. Se percibía un aire de desánimo entre los trabajadores. No fueron pocos los que abandonaron el barco.

Sin embargo, el piloto del barco no pretendía morir con la nave. Por el contrario, vio que era posible reparar los daños en la nao y volver a la marcha. Douglas Conant, CEO y capitán de la embarcación conocida como Campbell’s, ideó una estrategia para reconectar a los trabajadores con los ideales de la organización. Cada día, Conant agarraba papel y lápiz y escribía mensajes motivadores a 20 empleados. Y así volvía a hacerlo al día siguiente, con otros 20 empleados. No se contentó con ello. Buscó un programa externo  para adiestramiento de líderes, por el que pasaron todos los trabajadores de Campbell’s. ¿Los resultados? Para el año 2010, Campbell’s figuraba como una de las empresas con mejores resultados económicos del año en el S&P 500. Y la felicidad volvía a los corazones de las integrantes de Campbell’s.

Ya lo sabes, claridad y conectividad son dos conceptos sencillos pero sumamente eficaces para lograr atraer la felicidad hacia tu organización. ¿Tienes alguna experiencia similar en tu empresa o empleo?

Vía: inc.com

Foto: iprofesional.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion