Nutrición en transición: Hacia una alimentación más sana

productos-organicos

Comer, comer y comer. Una actividad vital en nuestras vidas, pero que puede realizar de distintas formas. La alimentación en Singapur no es la misma que la de Bolivia. La de Nueva Zelanda es completamente distinta a la de Namibia. Sin embargo, el aumento de la población urbana y la denominada “comida global”, están creando un paralelismo alimenticio en todo el globo nunca antes experimentado. Las pizzas, las gaseosas, las hamburguesas, los tacos, las parrillas, los tallarines chinos, el sushi ya forman parte de la gastronomía mundial.

La expectativa de vida ha aumentado durante las últimas décadas, al igual que las enfermedad producidas por una mala nutrición (cáncer, diabetes, enfermedades coronarias, etc.). Un estudio realizado en los Estados Unidos reveló que la familia promedio urbana ha reducido en un 25% su consumo de frutas, verduras, leche y carnes con respecto a la dieta registrada hace 30 años. Asimismo, los investigadores detectaron que el consumo de carbohidratos refinados aumentó en un 6.3%, mientras que las gaseosas y otras bebidas azucaradas crecieron en un 37.2% con respecto a 1984. Datos que dan para pensar.

Un cambio en la nutrición

Sin embargo, se respiran nuevos aires en la nutrición actual. Si bien el consumo de azúcares y carbohidratos se ha disparado como nunca antes, también es cierto que existe una mayor preocupación en los consumidores en adquirir productos orgánicos. Los centros comerciales más importantes han encontrado un nicho de mercado espectacular.

Tanto es el temor que existe en los países por el incremento de la obesidad y las enfermedades producidas por la mala nutrición, que los propios gobiernos están emitiendo normas en contra de la denominada “comida chatarra”. Tal es el impacto alcanzado que en los últimos años se observa un incremento de las ventas notables de los restaurantes de comida tradicional o mercados de productos nativos.

Lo que nos espera en materia nutrición

Podemos asumir la nutrición como la ciencia dedicado al estudio de la alimentación, sin embargo, la nutrición también depende de muchas modas generadas por los propios nutricionistas, médicos, deportistas y hasta figuras de la política y del espectáculo. Veamos a continuación las tendencias de nutrición que podrían surgir a partir de este año:

  1. Alimentos naturales

Los alimentos procesados están en la picota. La tendencia actual en nutrición dicta que los alimentos naturales (sin intervención industrial) deben formar parte de nuestra dieta diaria.

  1. Grasas insaturadas

Ya se rompió el mito que todas las grasas son malas para la salud. Los expertos en nutrición indican que las grasas mono y poliinsaturadas sí son buenas para la salud (las trans, en cambio, no).

  1. Comidas sin gluten

Las pastas, los panes, las galletas y las cervezas están con fecha de muerte. Por lo menos, así lo creen los nutricionistas, tras alertar sobre los perjuicios del gluten (presente en la cebada, el trigo y la avena) sobre nuestra salud.

  1. Alimentos fermentados

Dentro de esta lista de los alimentos que adquirirán popularidad en los próximos años tenemos a los productos fermentados como el yogur y el queso. Los expertos en nutrición indican que ambos alimentos son ricos en probióticos, tan importantes para la reducción de peso.

  1. Comidas ahumadas

El incremento de las personas vegetarianas ha hecho que las comidas ahumadas adquieran mayor valor. Ya que la variedad de sabores en la comida vegetariana no es muy grande, los vegetarianos se las han ingeniado para obtener una paleta de sabores más compleja al ahumar los vegetales. El resultado final hace que el rico sabor de la carne sea cosa del pasado.

¿Compartes algunas de estas tendencias que se avizoran para la nutrición? ¿Qué otras comidas o productos deberían integrarse a nuestra dieta?

Vía: alimentacion.enfasis.com / actualidad.rt.com

Foto: clubdarwin.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.