¿Podemos convertirnos en adictos al estrés?

estres

En estos últimos tiempos el ser adictos al estrés no es nada inusual y aunque parezca una adicción extraña puede llegar a ser tan perjudicial como las más comunes. Los especialistas afirman que estar bajo largas rutinas de trabajo o ser de esas personas que siempre están quejándose por la falta de tiempo puede ser suficiente para convertirse en adictos al estrés.

Existen diferentes tipos, tenemos el físico que se manifiesta en los músculos y el psicológico que se manifiesta a través de agobio y preocupación. Investigadores de la Universidad de Concordia señalan que el estrés puede llegar a producir el mismo efecto que las drogas y que esas situaciones inclusive pueden ser hasta satisfactorias para algunas personas.

¿Cómo son los adictos al estrés?

Por lo general todas las personas sufrimos niveles moderados de estrés, el cual hace que nos mantengamos más activos y productivos. Pero cuando se ve cambios repentinos con efectos nocivos para la persona puede calificarse como adicción.

Los psicólogos afirman que es una forma de huir de la realidad para no evocar recuerdos. Además es común que los adictos al estrés no tomen en cuenta las necesidades más importantes, que son las espirituales y existenciales.

Según el especialista en estrés Debbie Mandel, las personas propensas a la depresión y ansiedad se sienten mejor ante las situaciones de estrés, además de usar rutinas interminables de pendientes para no lidiar con la realidad: conflictos en la familia o problemas personales.

-Tratan por todos los medios de hacer sus vidas más complicadas, el fin es estar siempre ocupados.

-Para ellos nada es suficiente y constantemente tienen cosas por hacer, dentro de estos pendientes están los problemas familiares.

-Tienen problemas de concentración.

-Incapaces de dormir bien.

-No se caracterizan por escuchar a otros.

-Si algo les impide seguir trabajando sufren de una intensa ansiedad.

-En los momentos de tranquilidad anhelan la sensación y adrenalina del estrés.

-No pueden estar relajados, ya que la tensión es parte de ellos, es lo que los hacen sentirse vivos y bien con ellos.

-Quiere mantener la rutina.

-No les gusta aquellas actividades que los ayudan a relajarse.

-Apuro para hacer todas las cosas.

¿Cómo evitar ser adictos al estrés?

-En primer lugar buscar la ayuda de un profesional.

-Distraer la mente con otro tipo de actividades que no tengan que ver con la rutina diaria.

-Disfrutar de pasar tiempo en la naturaleza.

-Respirar profundamente cuando la persona empiece a sentirse agobiada o estresada, si lo hace en el momento oportuno reducirá la sensación de estrés. En otros casos dar paseos, relajarse o meditar son buenas alternativas.

vía:Bienestar.salud180, saludmagazine y vivirsalud

foto:voces.huffingtonpost

 

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion