Prácticas profesionales: objetivos y realidades

practicantes-profesionales

Los últimos ciclos de la universidad representan todo un reto para los jóvenes estudiantes. Tener que complementar las horas de clases con las prácticas pre o profesionales (dependiendo del caso) genera serios inconvenientes en la hasta aquel entonces tranquila vida universitaria. Además, el estudiante sabe que adquirir experiencia es parte del largo camino profesional que le tocará vivir: sin experiencia no hay empresa que lo contrate. Todos los anuncios de empleo exigen experiencia previa aún para los recién egresados.

¿CÓMO DEBERÍAN SER LAS PRÁCTICAS PROFESIONALES?

Lamentablemente, muchas empresas ven en las prácticas profesionales un medio de escape a la falta de recursos de la compañía, poniendo en puestos de gran responsabilidad a jóvenes que apenas conocen el marco teórico de su profesión. No hay retos por cumplir, todo es exigencia para estos jóvenes, obligados desde el primer día a entregar resultados. Perjuicio para la propia empresa y, por supuesto, para el estudiante.

Bajo un escenario ideal, las prácticas profesionales representan el espacio físico y temporal en la que se adiestra a un estudiante o recién egresado en las funciones propias de su carrera, en base a metas y objetivos predefinidos y bajo la supervisión constante de alguien con experiencia dentro de la organización. Entonces, no se trata de tomar al estudiante como un trabajador más, es un proceso de retroalimentación continua, en la que ambas partes necesariamente tienen que salir ganando.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Hay que dejar algo muy en claro: la presencia del supervisor debe ser constante, si no, todo el tiempo quedará desperdiciado. No hay otra forma. No se puede evaluar el crecimiento del estudiante si se le deja a la deriva. Este adiestrador debe ser una persona altamente tolerante, con ganas de enseñar, capaz de sostener conversaciones alturadas y de mostrar a sus superiores a través de métricas, los avances del practicante. ¿Cuántos buenos adiestradores podremos encontrar dentro de las empresas nacionales?

LAS PRÁCTICAS PROFESIONALES EN EL PERÚ

El practicante no se encuentra desvalido en el Perú. De hecho, la Ley 28158, conocida como la Ley de Modalidades Formativas Laborales, obliga al empleador a incurrir en buenas prácticas en relación con el estudiante. ¿A qué están obligadas las empresas con respecto a los jóvenes practicantes?

  1. No existen los salarios, sino en su lugar, las subvenciones mensuales, las cuales no deben ser menores a un salario mínimo vital, es decir, S/. 750. Esto aplica tanto a las prácticas pre como profesionales.
  2. Otro tema de sumo interés es el relativo a los horarios. En el caso de los jóvenes bajo la modalidad de prácticas preprofesionales, no deben superar su tiempo de prácticas a las 36 horas semanales. En el caso de los practicantes profesionales, no deben excederse a las 48 horas semanales.
  3. El practicante no está obligado a laborar horas extras, y mucho menos, los días feriados. Asimismo, debe tener, por lo menos, un día libre a la semana.
  4. Las prácticas preprofesionales no tienen un periodo de duración establecido. Únicamente vencen cuando el estudiante egresa de su centro de estudios. En el caso de las prácticas profesionales, el tiempo del convenio no debe superar el año de duración. Más allá de ese tiempo, es imposible la renovación del convenio.
  5. Los practicantes también tienen derecho a vacaciones, de forma similar a la que tienen los trabajadores de las microempresas, es decir, 15 días por año de labores.
  6. Las empresas no tienen la obligación de depositar gratificaciones, utilidades, CTS, AFP a los practicantes.
  7. A lo que sí está comprometido la empresa es a hacer un depósito mensual para la afiliación del practicante a un seguro de salud.
  8. La figura del supervisor no es decorativa, la Ley 28158 exige a las empresas tener un supervisor que dé cuenta de los avances de los practicantes que tiene a cargo.
  9. En caso de cualquier irregularidad, el practicante puede denunciar a la empresa o a su empleador ante el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo.

Desde tu experiencia, ¿se cumplen las obligaciones y recomendaciones descritas en este artículo en las empresas peruanas?

Vía: cnnexpansion.com / Diario Perú 21

Foto: hacercurriculum.net

Artículos Relacionados

comments