10 errores que la gente inteligente aprende a no cometerlo jamás

Algunas personas cometen los mismos errores una y otra vez, y cuando notan que no están progresando realmente no entienden por qué.

Es una gran verdad que todo el mundo comete errores, pero es cierto  también que no todos aprenden de ellos. Al respecto, investigadores Investigadores de la Universidad de Michigan encontraron que las personas pueden encasillarse en dos campos cuando se trata de cometer equivocaciones.

Del informe que ofrece la Clinical Psychophysiology Lab, señala que aquellos que tienen mentalidad de crecimiento utilizan ese conocimiento de sus propios errores para crecer, mientras que los de pensamiento fijo están destinados a repetirlos porque se esforzaron demasiado en ignorarlos.

No es que las personas inteligentes y exitosas sean inmunes a equivocarse, simplemente tienen las herramientas necesarias para aprender de sus errores. En otras palabras, reconocen de inmediato la raíz de sus confusiones y no vuelven a cometer el mismo error dos veces.

Así que a continuación te mostramos algunas “decisiones equivocadas” que hay que evitar cometer:

1. Creer que algo o alguien “es demasiado bueno para ser verdad”

Algunas personas son tan carismáticas y seguras que puede resultar muy tentador hacerles caso a todo lo que digan ya que hablan sobre el éxito de su negocio y cómo se puede salir beneficiado.

Este tipo de personajes solo necesitan ser engañados una vez antes de que comiencen a pensar dos veces en un trato que suena demasiado bueno para ser verdad. La gente inteligente pregunta cosas serias antes de envolverse en el tema porque se dieron cuenta que nadie es tan bueno como aparenta.

2. Hacer lo mismo y esperar resultados diferentes

Albert Einstein decía que es una locura hacer lo mismo y esperar un resultado distinto. Aun así, hay gente que esta segura que dos más dos en algún momento puede llegar a dar cinco. Por otro lado, la gente inteligente solo necesita experimentar esta frustración una sola vez. El hecho es simple: si se mantiene el mismo enfoque, se obtendrán los mismos frutos sin importar cuánto se espere a que éstos sean diferentes.

3. No saber esperar

La gente astuta entiende que la gratificación no llega rápido. Comprende que el trabajo duro viene mucho antes de la recompensa y sabe cómo utilizar esto como motivación a través de cada paso hacia el éxito.

4. Operar sin presupuesto

No se puede experimentar libertad financiera hasta que ejecutar bajo el esquema de un presupuesto. Las personas inteligentes sólo tienen que hacer frente a ese montón de facturas una sola vez, ya que a partir de una profunda reflexión sabrán el lugar en el que su dinero va a parar. Tener un presupuesto no solo es para darse cuenta que se tiene para pagar las cuentas, hacer esta evaluación significa nunca tener que dejar pasar una oportunidad por falta de capital.

5. Perder de vista el panorama completo

El hecho de mantenerte tan enfocado en el trabajo puede despistar de la imagen completa. La gente inteligente aprende de esto nunca dejando de evaluar sus prioridades diarias conforme la meta. No es que no les importe el trabajo en pequeña escala, es solo que tienen la disciplina y la perspectiva de ajustar su proceso como sea necesario.

6. No hacer la tarea

Todos hemos tomado un “atajo” en algún momento, como copiar la tarea a un compañero. La gente astuta se da cuenta que ocasionalmente existe la suerte, pero también saben que ese pensamiento los va a mantener lejos del cien por ciento de su potencial. Entienden que no hay sustituto para el trabajo duro y que si no hacen su tarea jamás van a aprender nada.

Te puede interesar: Los 20 errores que no debes cometer como emprendedor

7. Intentar ser alguien que no eres

Es tentador querer darle gusto a todos, pero realmente a nadie le gusta la gente “quedabien”. Hay personas que nunca parecen darse cuenta que todo el mundo puede ver a través de sus actos y que han perdido oportunidades por haber intentado ser alguien que no son. Mientras tanto, la gente inteligente, hace esa conexión de inmediato y se da cuenta que la felicidad y el éxito van de la mano con la originalidad.

8. Tratar de complacer a todos

La gente inteligente sabe que es imposible complacer a todos, que para ser efectivo tienes que desarrollar el coraje necesario para tomar decisiones con las que ellos se sientan bien, no lo que a todos les gustaría.

9. Hacerse la víctima

Actualmente nuestros feeds están llenos de historias de personas que “salieron adelante” por hacerse pasar por víctima. La gente perspicaz lo intentó en algún momento pero rápidamente se dio cuenta que esto es una forma de manipulación y que cualquier tipo de beneficio obtenido se acabaría en el momento en el que la gente notara de que todo es una farsa.

10. Intentar cambiar a alguien

La única manera en que las personas pueden realmente cambiar es por voluntad propia. Aun así hay personas que escogen a otras llenas de problemas para poder “arreglarlas”. La gente inteligente ya intentó hacer esto alguna vez y se dio cuenta de que eso iba a ser imposible por lo que decide vivir su vida de manera positiva evitando a personas problemáticas.

Las personas emocionalmente inteligentes son exitosas porque nunca dejan de aprender ya sea de sus errores o de su propio éxito y se encuentran en continua reinvención para mejorar.

Vía: estrategiaynegocio.net

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments