10 estrategias científicas para ser más productivos

productividad

A todos nos ha pasado: hay muchas cosas por resolver pero estamos indecisos, distraídos, aplazando las cosas, e incapaces de finalizar cualquier tarea. ¿Estás cansado de perder el tiempo?

Entonces, si deseas saber como incrementar la productividad en el trabajo, echa un vistazo a estas 10 estrategias científicas para ser más productivo.

No ignorar el ritmo ultradium

Cada persona experimenta una pausa natural en la productividad después de una actividad entre 90 a 120 minutos. Este período se llama el ritmo ultradium que no debe ser pasado por alto.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




En lugar de aumentar la fatiga mental, es mejor tomar un descanso cuando sus ciclos rítmicos ultradium aparezcan. Luego, levantarse, caminar y hacer algo diferente por 20 minutos para volver a la actividad original con más energía, creatividad y enfoque.

Dejar de chequear los móviles cada hora

¿Es usted uno de los millones de personas que se mantiene al tanto del teléfono inteligente, el tablet, la computadora portátil o de escritorio?

Si lo hace va a terminar perdiendo un montón de minutos al día. Lo recomendable es hacer un pacto consigo mismo para relegar el “chequeo” de las cuentas de redes sociales, por ejemplo, una vez o dos veces por día.

Dejar de decir “sí” a todo

A veces es el momento de reflexionar la forma en que uno responde cuando se le pide que haga algo. Aunque no siempre se puede decir “no” al jefe, al cónyuge o los amigos, debe permitirse seleccionar y elegir la mayoría de decisiones que toma durante el día.

Al decir “no”, uno se basa en el Principio de Pareto que tiene base científica. Esta máxima afirma que el 20 por ciento de los esfuerzos producen el 80 por ciento de los resultados. Por el contrario, 20 por ciento de los resultados de consumir 80 por ciento de los esfuerzos. Entonces, se puede pasar el 80 por ciento haciendo lo que a uno le importa.

Dejar de comprobar el correo electrónico a cada minuto

Ya está demostrado que mayoría de nosotros comprobamos habitualmente nuestro correo electrónico de una forma no estructurada. Es decir, buscamos siempre lo que nos da la gana.

Esto se convierte en un problema, ya que los e mails pueden minar el tiempo en vez de ser más productivos. Lo recomendable es revisar el correo electrónico en dos momentos durante el día.

Hay que tener en cuenta que la próxima vez que se envíe un correo electrónico recordar ser específico en el objetivo de tal envío. No dejar abierta la conversación para que sigan respondiendo los correos. Uno debe anticiparse a lo que la otra persona podría necesitar y dárselo para que no envíe su mensaje para pedirlo.

Reconocer la diferencia entre lo importante y lo urgente

Muchas veces nos enfocamos en lo que necesita nuestra atención inmediata, un correo electrónico, una llamada o algo que se nos viene a la mente en ese instante que es de suma importancia. Sin embargo, el hecho que sea urgente no significa que sea importante.

Uno puede pasar horas, días o semanas realizando cosas urgentes y aún así no se podrá alcanzar los objetivos. Mientras que no se entienda la diferencia entre lo que es importante para tener éxito en la vida o en el trabajo y lo que es urgente, uno no podrá ser más productivos y llegar a ser felices.

Deja de hacer todo

Claro, puede ser emocionante que todos hablen de uno al estar “haciendolo todo”, pero no hay razón para tratar de ser sobrehumano, de convertirse en el “Supermán” de la oficina.

Lo ideal es delegar funciones y recordar el viejo adagio que dice que “muchas manos hacen el trabajo más ligero”. Y esto es cierto en todos los aspectos de la vida.

No buscar la perfección

Dejemos algo bien claro: nadie es perfecto y menos uno lo es. Un estudio de investigación demostró que los profesores que eran perfeccionistas tenían niveles de productividad más bajos que los que aceptaron el hecho que eran sólo humanos.

La moraleja de la historia es que, en la mayoría de ocasiones, ser bueno es lo suficientemente para sobresalir. Además, Google ha tenido un éxito increíble con la promoción de líderes que no fueron los mejores estudiantes de las universidades. Eso dice algo, ¿verdad?

Deja de decir “no puedo”

¿Quieres dejar de lado un hábito o mantenerse comiendo en exceso? No se debe decir “no puedo”, porque sólo es preparar el camino al fracaso. En su lugar, sustituya “no puedo” con “no lo hago”.

Por ejemplo, si se quiere dejar de fumar, uno mismo debe decirse “no hacerlo” en lugar que “no puedo”. Uno encontrará que se tiene una mejor oportunidad para dejar de fumar.

No ser negativo

¿Es usted de los que piensan que el vaso siempre está medio vacío … o simplemente vacío?

Si se tiene un poco de negatividad puede ser comprensible, pero muchos pecan en exceso y fracasan para alcanzar sus metas. Según científicos de Japón, cuando tenemos pensamientos negativos, coloreamos nuestro mundo con pesimismo lo que más difícil para alcanzar el éxito.

Desenfocarse de las cosas que no acercan al objetivo

Saber desenfocarse es tan vital como saber enfocarse. De nada sirve que sepamos enfocarnos en una tarea si cuando la terminamos y es el momento de empezar otra no se puede desenfocarnos de ella para agregarle nuestro enfoque a la nueva tarea.

Por ello, si uno está en la oficina se debe enfocar en el trabajo, si estamos en casa con la familia debemos enfocarnos en ellos. Entonces, si queremos ser más productivos debemos dejar de pensar en otras cosas mientras realizamos una actividad importante para uno.

Y ahora es tu turno, ¿cómo haces para aumentar la productividad? ¿cuál es el obstáculo más grande que evita que logres cumplir tus objetivos?

Vía: lifehack
Foto: lifehack

comments

Autor entrada: @Equipo Pymex M

Deja un comentario