10 factores por las que renuncian los millennials

Muchas empresas tienen responsabilidad por las que estos jóvenes abandonan el trabajo. Aquí te damos las razones.

Los millennials son una generación actualizada, proactiva y llena de vida, pero a la vez, tan difícil de retener en un empleo.

De acuerdo con una encuesta realizada por Deloitte, las personas nacidas entre 1981 y 1995 conforman 35% de la fuerza laboral en el mundo y en 10 años conformarán nada menos que el 75.

Y si bien es cierto que estos jóvenes se caracterizan por ser 100% digitales, consumidores informados y exigentes, sociables y colaborativos, autosuficientes, innovadores y creativos, lo cierto es que estas cualidades son un arma de doble filo para las empresas.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Y esto porque los millennials suelen entregarlo todo, pero su compromiso muchas veces es fugaz. Suelen aburrirse pronto de la rutina y buscan cambiar de aire para sentirse renovados. ¿Por qué sucede esto? ¿cómo retener a estos talentos?

1. Se sientes desmotivados por sus jefes o compañeros

Esa persona que pasa horas viendo videos hace mucho más que ser improductiva: desmotiva enormemente al resto del equipo. Esto es todavía peor si se trata de un líder. Un millennial difícilmente tolerará que algún compañero o jefe suyo finja trabajar mientras los demás se rompen la espalda haciéndolo. Este sentimiento de impotencia lo llevará a renunciar tarde o temprano.

2. No sienten que hagan una diferencia

Medir el rendimiento de los trabajadores con números o establecer procedimientos estrictos es la forma más segura de hacerles sentir que su libertad está coartada. Hay que recordar que el millennial es libre y propositivo por naturaleza. Los trabajos mecánicos, repetitivos y poco relevantes los frustrarán en cuestión de meses.

3. Se rodean por un ambiente laboral rígido

Los millennials necesitan sentirse rodeados por ‘buena vibra’, prácticas motivadoras y un espacio que propicie las ideas innovadoras. Un jefe flexible e inspirador, un equipo de trabajo diverso y la menor cantidad de procesos burocráticos posible son las condiciones para que el ambiente de trabajo sea agradable.

4. Necesitan sentirse útiles

Para nadie es agradable sentirse como un empleado más que sólo es relevante en la medida en que genera utilidades a una empresa. Pero, para un millennial, esto es simplemente intolerable. Hay que reconocer sus logros, procurar su bienestar y buscar siempre que se sientan cómodos.

5. Realizan un trabajo mecánico

¿Quieres contratar a un millennial para sacar 100 copias o responder llamadas sin fin? Los jóvenes de esta generación detestan los trabajos mecánicos y rutinarios: odian sentirse como robots, por lo que buscarán cualquier oportunidad para dejar ese empleo.

6. Sienten restringida su libertad

Si bien toda empresa debe tener definidos sus procesos, también es importante que los jefes permitan que los miembros de sus equipos enriquezcan el negocio con sus aportaciones. Una cosa es segura: cumplir órdenes sin posibilidad de proponer no es el trabajo ideal de ningún millennial.

Te puede interesar: ¿Qué son los Millennials?

7. La flexibilidad laboral es nula

¿Horarios flexibles? ¿La posibilidad de trabajar desde casa? Si estos conceptos  suenan completamente ajenos, lo más probable es que exista una altísima rotación de personal joven en la empresa. No hay mejor manera de motivar a los millennials que ofrecerles este tipo de facilidades.

8. No existe un equilibro vida-empleo

Los millennials son sumamente trabajadores y que son capaces de pasar noches enteras en vela con tal de que su trabajo sea perfecto. Esto es cierto, pero no significa que no valoren su vida privada o que su finalidad última sea pasar las 24 horas del día trabajando. Un empleo que no vele por su bienestar personal será descartado.

9. Posibilidades de crecimiento: cero

La zona de confort no aplica a los millennials. Ellos no son conformistas. Todo lo contrario: aspiran a llegar lejos, por lo que quedarse en el mismo puesto durante 10 años no forma parte de sus planes : tiene la mirada puesta en el crecimiento profesional, por lo que si encuentran que su empleo no les ofrece la posibilidad de aprender más, poner en práctica sus habilidades, proponer proyectos y escalar de puesto, lo más probable es que renuncien.

10. Una empresa sin valores

Estos jóvenes no son ajenos a la realidad social y ambiental que los rodea; se preocupan, además de por su bienestar personal, por generar un impacto positivo en su entorno. Por lo tanto, si trabajan en una empresa que no lleva a cabo acciones de responsabilidad social o que no es coherente con sus valores y prácticas, difícilmente se pondrán la camiseta.

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P