10 hábitos que no sabías que te quitan energía

Existen ciertos hábitos comunes en tu vida diaria que no sabías que impiden que hagas las cosas con energía, de hecho el nivel de motivación con el que enfrentas el día a día son influenciados por tus acciones cotidianas y pueden verse reflejados en tu rendimiento en el trabajo o en tus labores familiares.

¿Sabías que revisar tu email antes de ir a dormir es una de las causas por las que pierdes energía? un hábito tan común y simple, así como este hay muchos más que no pensarías que te agotan y te quitan la motivación para trabajar.

  • Dormir tarde los fines de semana

Es una práctica común el aprovechar el fin de semana para distraerse o dormir a cualquier hora, sin embargo si te acuestas tarde el viernes y sábado es posible que el domingo te levantes más tarde de lo previsto: como consecuencia al día siguiente te costará levantarte y empezaras el lunes falto de motivación y energías.

Para evitar esta sensación de cansancio lo ideal es que a pesar de los compromisos previstos trates de levantarte temprano el domingo. Algo que muchos lo ven imposible ¿Verdad? Pero que hará cambios significativos en el primer día de la semana y en el nivel de rendimiento laboral.

  • Revisar el correo electrónico antes de ir a la cama

Es recomendable que una o dos horas antes de ir a dormir se evite revisar el correo electrónico, se dice que las pantallas luminosas generan insomnio y excitan el cerebro, por eso de preferencia evita el uso del celular o computadora unas horas antes de dormir. De hecho el sueño está programado en el organismo porque por una razón e peso, nos ayuda a mejorar la calidad de vida a corto y largo plazo y no podemos restarle la importancia debida.

  • Tomar bastante café

Las adrenosinas son células que a medida que se acumulan te hacen sentir sueño, la cafeína bloquea esta acción y afecta tu ciclo de descanso natural, es preferible evitar su consumo en horas de la tarde. Por ser una sustancia estimulante también agrava o produce otros problemas como la frecuencia cardiaca o la presión arterial y en el caso de excesivo consumo casos de deshidratación.

El sueño es ideal para relajar el cerebro, más aún cuando hay carga laboral se necesita de un adecuado descanso para empezar el día con energía al cien por ciento.

  • No tomar la cantidad de agua debida

No tomar agua en forma correcta reduce el volumen sanguíneo generando que la sangre se vuelva más espesa y el latido cardiaco menos eficiente, causando una reducción de nutrientes y oxígeno en los órganos. No beber la cantidad de agua debida reduce los niveles de energía que necesitas para rendir eficientemente en el trabajo, entre otros problemas que desencadena están los problemas digestivos y un inadecuado desarrollo del metabolismo.

  • No consumir legumbres

Muchos saben de su importancia en la dieta diaria, sin embargo no se dan el tiempo suficiente para incluirlas en sus comidas. Las legumbres como las magras, lentejas o frejoles brindan hierro: esencial para no tener falta de concentración, irritabilidad o lentitud.

Otros alimentos con alta proporción de hierro son el tomillo, la albahaca, los cereales, huevos de gallina y los aperitivos de trigo.

  • No hacer ejercicio cuando estás cansado

Por lo contrario los expertos señalan que es mejor hacer ejercicio cuando te sientas cansado, la regularidad de estos te brindan fuerza y resistencia. Empezar desde temprano a hacer ejercicios fomenta a tu nivel de productividad y te brinda energías, a nivel externo ayuda en tu autoestima ya que luces con un aspecto más sano y estilizado y a nivel interno mejora la circulación sanguínea y la cantidad de oxígeno para mejorar el rendimiento celular.

  • No sabes decir “no”

Asumir responsabilidades que les corresponden a otros te afectan física y emocionalmente, aprende a decir “no” cuando no tengas el tiempo o las energías suficientes para obtener nuevas cargas en el trabajo. Lo mejor es negarte a asumir algo que no serás capaz de desarrollar notablemente, no olvides que estás poniendo en juego tu imagen profesional.

Las personas que no saben decir “no” desgastan su energía y salud, se recomienda practicar en voz alta y aprender a decir NO, así te evitarás situaciones en las cuales te sientas frustrado y enojado debido a la saturación de trabajo.

  • Estar con un escritorio desordenado

El trabajo de días anteriores se acumula y sin pensarlo tienes cerros de papeles encima del escritorio, muchos dicen que tienden a acomodarse a su estilo de trabajo, sin embargo un escritorio desordenado llega a cansar la mente y a limitar la capacidad de concentración. De preferencia deja todo en orden al finalizar el día o procura realizar tus pendientes a tiempo.

Algunos tips: cada vez que terminas un proyecto archívalo, puedes usar el método tradicional u optar por la tecnología, de preferencia haz uso de colores para establecer el nivel de importancia, por ejemplo: verde para una alta prioridad y amarillo para una baja prioridad. Toma ventaja de los archiveros o estantes de la oficina para mantener el orden, toma los alimentos fuera del escritorio, saca lo que no es necesario menos es más y limpia la superficie semanalmente o dejando un día.

  • Ser perfeccionista

Trabajar más de lo necesario no siempre es la mejor decisión, ya que si estás saturado por más que lo intentes las ideas no fluirán rápidamente, al final pierdes tiempo y dinero. Es bueno se perfeccionista pero también hay que ser realista y asumir que hay cosas que necesitan más tiempo para ser hechas.
No estar satisfecho con el trabajo realizado, aún a pesar que ha recibido el elogio de otros o pensar que no es lo suficiente te quita energías y tiempo valioso para estar con la familia o para empezar nuevos proyectos.

  • Pensar siempre lo peor

Las personas negativas casi siempre están pensando lo peor de las situaciones, esta actitud en vez de prevenir te paraliza para actuar y te causa un desgaste mental.

  • Saltarse el desayuno

Cuantas veces oímos las expresiones “no tengo tiempo para desayunar” o me “como algo en el camino”, las exigencias de horario y la sobrecarga de trabajo hace que dejemos de alimentarnos saludablemente. Si te saltas el desayuno no tendrás la energía suficiente para afrontar tu día a día, además es un factor que te obliga a  comer comida chatarra.

Vía: espacio360

foto:cromo

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion