3 cosas que puedes hacer tú mismo y ahorrar dinero

muebles

Para todo aquel que empieza un negocio o emprende un proyecto siempre va encontrar algo que lo limita, y eso es el dinero. Aquí te ofrezco 3 ideas para que puedes hacer tú mismo y así ahorrar al momento de emprender tu negocio.

1. Tus propios muebles

Cuando tienes un negocio o una oficina siempre vas a necesitar muebles, sin embargo los precios de estos puede resultar excesivo si tienes que comprar varios libreros, escritorios, estantes, etc. Una buena solución para ello es que puedas hacerlos tú mismo. Sé que puede parecer complicado al principio pero créeme que no lo es. Existen cursos gratuitos que se ofrecen en distintos home centers o a través de Internet completamente gratuitos, los cuales podrías aprovechar para conocer un poco más sobre cómo fabricar muebles. Para darte una mejor idea ahora existe un material que se usa mucho, de nombre “melamina”, el cual se compra en ferreterías o home centers, posteriormente puedes mandarlos a cortar a la medida que necesites y por último unirlos con tornillos y pegamento.

2. Arma tu computadora

A estas alturas de la vida ¿quién no necesita una computadora? Todo emprendedor debe tener una, ya sea para llevar las cuentas, hacer balances, diseños, etc. Adquirir una puede resultar costoso si no sabes qué es lo que necesitas. Es como comprar un auto, tienes que saber qué uso le darás, según eso optarás por algo que se adapte a tus necesidades. Pues en temas de computadoras es lo mismo, si solo la vas a necesitar para llevar la contabilidad pues puedes optar por una sencilla; por lo cual podrías informarte para que conozcas las piezas principales, las cuales podrás comprarlas por separado y ensamblarla tú mismo o con la ayuda de alguien. Créeme, hacer esto te puede ahorrar bastante dinero.

3. Tus propias divisiones

Si ya sabes hacer muebles de melamina pues el siguiente paso es hacer divisiones de Drywall. Esto lo puedes aprender a través de un curso o viendo tutoriales, eso sí, debes tener todas las herramientas adecuadas para hacer estas divisiones. La mayoría de personas coinciden que este material no es muy costoso, lo que es costoso es la mano de obra, pero, asimismo, mucha gente coincide que tampoco es tan difícil realizarlo. Claro, lo primero con lo que puedes empezar es haciendo algo pequeño, como una división de pared, luego puedes animarte a hacer un cuarto completo de este material, yendo de menos a más.

Tal vez no tengas aptitudes para hacer las cosas que te comento, pero puedes pensar en otras cosas que podrías hacer y así ahorrar una cantidad de dinero: gasfitería, instalaciones eléctricas, reparar electrodomésticos, instalar cámaras de seguridad, formatear computadoras, hacer tus propios diseños, etc. Hay un sinfín de cosas que tranquilamente podrías hacer y no te demandaría mucho esfuerzo en aprender. Por último, recuerda que el conocimiento no ocupa espacio y aprender algo nuevo siempre viene bien.

¿Qué otra cosa crees que podrías hacer tú mismo?

 

Vía: ahorro.about.com y .vivirmejor.org

Foto: www.youtube.com

Deja un comentario