3 razones para que lleves tu almuerzo al trabajo

Comer en el trabajo

Una agitada vida y muy poco tiempo pueden ser los principales motivos para que creas que siempre es mejor comer en un restaurante antes que llevar tu comida al trabajo. Sin embargo, existen algunas poderosas razones para que puedas pensarlo dos veces antes de seguir tu rutina alimenticia. Aquí te ofrezco 3 razones para que lleves tu comida al trabajo.

1. Ahorras dinero

Imaginemos que gastas 10 soles por día a la hora del almuerzo, trabajas de lunes a viernes, esto da un total de 50 soles a la semana, 200 al mes y si multiplicamos por los 12 meses del año serían 2400 nuevos soles (aproximadamente). De seguro puedes estar preguntándote que si cocinas gastarías más, pero la cifra que te acabo de dar es solamente por tu consumo, si sumamos la de tu pareja, tus hijos o algún familiar que viva contigo, el monto de los 2400 soles puede duplicarse fácilmente o triplicarse.

2. Cuidas tu salud

Cuando comes en un restaurante puedes tener la seguridad que lo hacen con las más altas medidas de higiene, sin embargo no puedes estar seguro de qué ingredientes colocan, hay algunos restaurantes que colocan a sus comidas colorantes o saborizantes artificiales para darles más “sazón” a sus platos, pero que afectarán, sin duda, tu salud. Además, si preparas tus alimentos podrás incluir una buena porción de vegetales, bajarle las harinas y tener una mejor dieta.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




3. Puedes comer más variado

Si estás aburrido de comer solo el menú que te ofrece el restaurante por tu trabajo, esta es una buena opción, ya que puedes preparar un platillo distinto cada día. Ahora existe una buena cantidad de programas por televisión (gracias al boom gastronómico) y por Internet que te enseñan a preparar platos sencillos, económicos y en poco tiempo.

No debes olvidar que cocinar relaja, y es algo que puedes hacer en compañía de tu pareja o familia, de esta forma crearás lazos más estrechos con ellos.

Vía: eluniversal.com.co

comments

Autor entrada: Amelie Crosnier

Deja un comentario