4 pasos para aplicar el budismo a tu negocio

Ya son muchas las empresas que vienen aplicando la filosofía del budismo para que se convierta en una herramienta funcional para cualquier ejecutivo.

El budismo es una tradición espiritual y una filosofía de vida que busca encontrar un equilibrio físico y mental a través de la búsqueda del entendimiento y la razón, acercando al individuo hacia una tranquilidad y felicidad genuina.

Ante ello, empresarios como Steve Jobs; deportistas como Tiger Woods y actores como Tom Cruise, tomaron al budismo como un camino de meditación y una filosofía de vida a través del equilibrio consigo mismos y con el mundo que los rodea, llevándolos por caminos de bienestar y éxito.

Lo cierto es que en el mundo empresarial, la filosofía del budismo es igual de aplicable por lo que se convierte en una herramienta funcional para cualquier directivo o ejecutivo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Y es que el budismo trabaja directamente con los procesos mentales cognitivos que ayuda en distintos aspectos de la vida de un líder: manejo de crisis, manejo de emociones, dificultades en el trabajo, eficiencia, generación de un buen ambiente laboral, establecimiento de vínculos entre colegas y colaboradores; todo a través de procesos eficientes y sanos.

En términos generales, una mente saludable donde se puedan tratar aspectos empresariales dese una perspectiva clara y entusiasta, no sólo hará líderes más funcionales, sensibles y humanos; hará empresas más funcionales, sensibles y humanas.

Entonces, la aplicación del budismo no necesita años de experiencia y horas extensas de meditación para aplicarlo a los negocios, pero se debe establecer una disciplina laboral y personal es importante para encontrar un equilibrio en cuatro niveles:

Nivel 1. Generar espacio

Para un directivo, generar espacios de trabajo agradables, donde se pueda llevar una vida laboral saludable, con oportunidades de lidiar con dificultades y generar lapsos creativos, es fundamental. Sin embargo, cuando se habla de espacios debes tomar en cuenta los siguientes factores:

Espacios físicos: se habla de una oficina adecuada para generar un ambiente de trabajo agradable. Este espacio debe de contar con corrientes de oxigeno adecuadas, las cuales ayudan a reducir la irritabilidad, aumentar la creatividad y evitar personas reactivas. También se recomienda una buena iluminación, adornos personales y vivenciales, así como plantas y .aromas que incentiven la productividad.

Espacios de tiempo: el tiempo es un factor por el cual cualquier directivo se preocupa. Se recomienda analizar las situaciones que ameritan prioridad y aquellas que se pueden postergar, de esta manera, el tiempo que se brinda para cada una es específico, limitado y de calidad.

Espacio interior: la meditación –parte fundamental del budismo- no es un acto religioso, es un acto profundamente humano y de atención cognitiva. Hoy en día, sicólogos y empresas están integrando estas prácticas debido a los efectos positivos que trae al organismo, beneficiando sistemas como el inmunológico, nervioso central y hormonal endócrino; generando estados de empatía y claridad.

Te puede interesar: 10 consejos de uno de los grandes Maestros Budistas para tener éxito en la vida

Nivel 2. Generar comunicación

La comunicación con nosotros mismos es fundamental para una buena comunicación con los demás. El budismo plantea que los estados de riqueza o pobreza son estados mentales. Así, situaciones como pobreza, riqueza, agresión, aburrimiento, amistades, vínculos, entre otros, son estados puramente psicológicos. De esta forma, la meditación es un arma clave para llegar a generar estados que beneficien tu entorno.

Y cuando hablamos de liderazgo, es hablar de una introspección, donde el líder tiene que actuar de manera coherente, alegre, seguro, estable; debe generar una empatía consigo mismo y con los demás. La comunicación interna debe existir en los momentos gratos y en las dificultades. Para encontrar una comunicación
adecuada, es importante encontrar la palabra adecuada, no en el momento inmediato, sino en el momento adecuado.

Nivel 3. Generar un propósito o liberación

Esto se aplica cuando se tiene proyecciones y donde los objetivos son fundamentales. De esta forma, generar propósitos inmediatos y a mediano o largo plazo es ver hacia dónde va el barco. Se recomienda encontrar una comunicación congruente a través del análisis de la humanidad y la dialéctica. Hay que saber distinguir las dificultades antagónicas –aquellas que deben cortarse de raíz- y las no antagónicas, – aquellas que deben llevarse por buen cauce.

Nivel 4. Hay que estar abiertos al fracaso

No se trata de tener una visión conformista de la situación, se trata de evitar frustraciones y estados de estrés que perjudiquen el equilibrio físico y mental. De acuerdo con los expertos, es un estado de aceptación al cambio, pues, asegura, es una opción dentro de los resultados por obtener. Y cuando se está abierto al fracaso ( hablando de la inteligencia de adaptabilidad) en el budismo se llama ecuanimidad para abrazar al cambio.

Vía: Alto Nivel

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments