5 claves para manejar la inteligencia emocional y tener éxito en los negocios

La clave para tener éxito en los negocios es aprovechar las oportunidades de relacionarse con las personas y manejar la inteligencia emocional desde las relaciones con nosotros mismos.

Se ha descubierto el poder de la inteligencia emocional que permite reconocer y regular las emociones para lograr el éxito en la vida familiar, laboral e, inclusive, para los negocios.

De tal forma que la inteligencia emocional es la capacidad que tienen los seres humanos para reconocer y regular las emociones, lo que involucra a la habilidad de tener empatía, autocontrol y buenas interacciones sociales.

Los estudiosos señalan que este tipo de inteligencia es más importante inclusive que la inteligencia académica, ya que es la que permite participar y compartir con los otros seres humanos en un ambiente armónico y en paz. Y hasta las personas con alta inteligencia emocional ganan mejores salarios y obtienen mejores recompensas en la vida laboral y social.

Por eso que es muy importante que los padres de familia cultiven y ayuden a desarrollar la inteligencia emocional en sus hijos, ya que el aprender a regular las emociones, y a entender cómo sus reacciones afectan sus interacciones sociales, los llevará a tener más éxito en la vida.

Entonces, ¿cómo manejar tu inteligencia emocional?

Hay que tener en cuenta que ser los mejores no es característica suficiente para lograr los resultados esperados, por lo que se necesita comenzar  a desarrollar inteligencia emocional. Así que te ofrecemos cuatro maneras para que se comience a desarrollarla:

1. Identificar y manejar las emociones adecuadamente

Hay que tratar siempre de reconocer cuál es la emoción que está predominando en determinado momento, especialmente cuando la persona se siente mal. Preguntarse si es ira o rabia lo que se está sintiendo, o tal vez una incontrolable ansiedad. Esos sentimientos tienen la misma base y se manifiestan físicamente de forma similar.

Cuando se ha identificado lo que se siente, es cuando se puede comenzar a controlar las emociones. Si la persona es consciente que siente mucha rabia se comprenderá que actuar bajo ese estado de ánimo no va a arrojar ningún resultado positivo. Seguramente lo mejor es esperar que pase o disminuya el sentimiento para después tomar decisiones y actuar.

2. Valorar y reconocer lo bueno del otro

Esto es algo que puede costar mucho ya que para los seres humanos es más fácil criticar que reconocer virtudes en los demás. Si se observa que una persona conocida ha superado una situación muy conflictiva de una manera exitosa, hay que animarse a preguntarle cómo lo ha hecho. Y es que aprender a reconocer y tomar lo bueno del otro, no solo es un gesto de grandeza que enriquecerá a uno mismo como persona, sino que se podrá capitalizarlo en las propias experiencias.

Te puede interesar: Hábitos para lograr una alta inteligencia emocional

3. Eliminar lo negativo

Es mejor erradicar los pensamientos y emociones negativas. Existen formas de ser más positivo que se puede trabajar construyendo una serie de hábitos.  Cuando un pensamiento negativo viene a la mente, se debe tratar inmediatamente de encontrarle un sentido positivo.

Por ejemplo, si se va en el autobús y de pronto se piensa que eres desafortunado por no poder viajar más cómodamente en un taxi; se siente que se merece pero sin embargo no se puede estar en dicha situación.

Antes de sentirse triste o quejarse, se debe pensar que eres afortunado por poder pagar el pasaje para ir en autobús. Hay quienes ni siquiera pueden hacerlo. Esto no se trata de ser conformistas, sino de valorar las cosas que sí tenemos en una medida más justa.

4. Ser agradecido con las personas

Ser agradecido con la vida y con las personas ayudará a que la persona se sienta mucho mejor. Cuando se comprueba la cantidad de razones por las cuales se debería de dar las gracias, se verá que la persona es mucho más afortunada de lo que se pensaba. Si la vida golpea entonces inmediatamente la persona se queja, pero sin embargo cuando algo bueno sucede, ¿se lo agradece?

5. Contemplar siempre la posibilidad de cambiar

Una buena estrategia es estar abierto al cambio cuando las cosas van mal. Cuando se tenga un conflicto, lo primero es identificar el origen de dicho conflicto: ¿es emocional o no? ¿te ha pasado algo similar antes? Luego, se puede comenzar a buscar una solución.

Las respuestas a estas preguntas van a sugerir el camino. Si ya ha sucedido  antes y se lo solucionó de cierta forma, se puede repetir. Sin embargo, si no fue solucionado bien, entonces ¡cambia! No tendrás la certeza de que resulte, pero si haces lo mismo que la vez anterior entonces ya sabes cuál será el resultado.

En tu caso,  qué estrategia o técnicas has usado para desarrollar tu inteligencia emocional?

Vía: lifeder.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments