5 consejos de personas que se jubilaron a los 40 años

Nadie dijo que dejar de trabajar a los a 40 años fuera fácil, pero un retiro temprano es posible con una buena estrategia y una forma de pensar correcta.

La mayoría de las personas creen que jubilarse a los 40 años es algo que solo logran celebridades, ganadores de lotería, herederos y empresarios de tecnología. Pero hay un movimiento creciente de jóvenes retirados que están sacudiendo los convencionalismos.

Es decir, no nacen millonarios, no se ganaron la lotería y no conocen todos los secretos de Silicon Valley. Vienen de todas las clases sociales. Algunos son maestros o escritores; otros fueron emprendedores, mientras otros trabajaban en una oficina.

Sin embargo, estos jóvenes retirados tienen una característica en común: normalmente adoptan una actitud contraria en su estilo de vida y planificación de su jubilación. Así que te mostramos 5 lecciones de estas personas que se podría aplicar en nuestra vida.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1. Entienden las matemáticas de la independencia financiera

La sabiduría convencional sugiere que para poder retirarse, se necesita tener un enorme ahorro y una fuente de ingresos que, por lo menos, se equipare al salario que se recibía. El problema con estos números es que no toman en cuenta que las personas retiradas, TODAVÍA gastan.

Por eso, los jóvenes que dejan de trabajar entienden que el “número mágico” no está en los ingresos, sino en la tasa de ahorro como porcentaje de su salario. Considerando esto, un retiro temprano no suena tan descabellado.

2. Gastan menos, pero son igual de felices

Los jóvenes retirados gastan menos de lo que ganan. De hecho, han desarrollado una actitud muy conveniente en la que maximizan todo su consumo.

Cuando se compra algo, generalmente la gente no se fija en el precio, aunque lo que realmente les importa es qué tanto gozo ifrezca el nuevo objeto. Para ello, les da igual de ser feliz al tomarme una cerveza en casa como lo estaría en un bar.

3. Invierten temprano y por décadas, no años

Los jubilados jóvenes no tienen acceso a secretos de inversión. En lugar de tratar de ganarle al mercado, ellos tienen estrategias financieras simples. Muchos usan fondos de ahorro con planes que duran décadas en lugar de meses o años. Para ilustrar el poder de invertir “temprano en la vida”, Jim Wang de WalletHacks señala que, asumiendo que se tenga una tasa de interés del 7%, alguien que haya invertido US$100 al mes de los 20 a los 30 años se tendría más dinero que alguien que invierta US$100 al mes de los 30 a los 60 años.

Te puede interesar: Cómo puedes ganarte la vida cuando llegas a los 50 años

4. Evitan tasas altas de inversión

Muchas personas saben que deben empezar a invertir, pero no saben cómo hacerlo. Y como resultado, contratan los primeros servicios que se encuentran en el banco. El problema es que la mayoría de estas instituciones promueven activamente fondos con comisiones exorbitantes, a pesar de que tienen menores rendimientos que otras herramientas en el mercado.

5. Compran activos que impulsan el flujo de efectivo

Las inversiones alternativas son una gran forma  inteligente de diversificar un portafolio y apuntalar los ingresos para retirarte a los 40 años. La alternativa más popular de esta rama son los bienes raíces.

Sin embargo, entrar en este sector no es tan simple como solo comprar una propiedad y se debe esperar a que incremente su valor. Los inversionistas deben hacer “su tarea” e identificar las propiedades que cumplan la regla de oro: la renta mensual de un bien inmueble debe ser de al menos el 1% del precio de compra.

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL