5 consejos para evitar vivir atrapado por el trabajo

Evitar vivir atrapado por el trabajoPor lo general, gran parte del tiempo la pasamos trabajando y, por ende, pasamos largas horas en oficinas, sin percatarnos que esta acción puede convertirse en una adicción difícil de solucionar, puesto que mientras mayor dedicación, más aumentan las posibilidades de vivir atrapado por el trabajo.

Por ello, para evitar que esto ocurra, a continuación te damos algunos consejos que te ayudarán a priorizar los distintos ámbitos de tu vida.

Organizar la vida en torno al trabajo es señal de adicción: Determinar cuál es la relación que existe con el trabajo es vital para conocer qué es lo que detona la obsesión constante con el ámbito laboral. Sentirse comprometido con las actividades que implican el desarrollo de la profesión u oficio no siempre implica negatividad, aunque si esto se vuelve el centro de tu atención, lo mejor será replantear la situación y tratar de remediarla para evitar que afecte tu vida personal.

Es el núcleo social imperante en cualquier sociedad: ¿Dedicas tiempo para compartir con tu familia después de la jornada laboral? Si tu respuesta es no, estás en serios problemas, ya que en algún momento esto pasará la cuenta y repercutirá en la relación de pareja o en la de padre e hijos. Procura mantener una vida familiar activa compartiendo con hermanos, padres, primos o hijos, puesto que lograrás dejar de pensar por un momento en el trabajo.

Sociabilizar con otras personas permite abrir nuestra mente: Dejar de lado a los amigos no es buena señal. ¿Cuántas veces al mes te reúnes con ellos? ¿Son importantes en tu vida? Bueno, si piensas un poco y llegas a la conclusión de que los has descuidado es hora de retomar las relaciones de amistad y volver a fortalecer los lazos que se han roto por vivir atrapado por el trabajo. Diviértete y comparte con ellos, seguro que pasarás un rato agradable.

La obsesión por el trabajo puede producir cansancio y ansiedad: Cuidar la salud es fundamental para estar en óptimas condiciones. Si no le das la suficiente importancia a este factor entonces estarás atentando contra tu propia vida, permitiendo el surgimiento de enfermedades o síntomas que traerán consecuencias a corto plazo. Recuerda que antes de todo está tu bienestar físico y mental.

Trabajar más horas no es sinónimo de mayor productividad: ¿Eres feliz con el exceso de trabajo que tienes? Sé sincero y responde con la verdad, puesto que, seguramente, estar pendiente todo el tiempo de la carga laboral que tienes no te permitirá experimentar la felicidad. ¿Vale la pena dedicarle tanto tiempo a algo que no te satisface 100% o que genera complicaciones en tu vida? Pon en una balanza lo que ganas y lo que pierdes al obsesionarte con lo laboral, sólo así tomarás conciencia de lo perjudicial que puede ser.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion