5 pasos para armar tu oficina en casa

Emplearse desde el hogar no significa que no se pueda tener un entorno profesional al alrededor. Aquí te damos las pautas para lograr ser productivo y eficaz.

Trabajar en casa es muy emocionante porque ofrece la oportunidad de hacerlo de forma cómoda pero a la vez eficiente y productiva.

Sin embargo, si la oficina en casa es demasiado casual, o no está bien separada del ambiente de la casa, toda esa energía y productividad puede perderse. Lo cierto es que emplearse desde casa no significa que no se pueda tener un entorno profesional al alrededor.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Así que vamos a enseñarte cómo crear tu propia oficina en casa, cuáles son los elementos más importantes a tener en cuenta para crearla de forma efectiva para aumentar la productividad.

1. ¿Qué trabajo se realizará?

Antes de empezar a comprar muebles, o elegir una habitación para instalar la oficina en casa, hay que hacerse algunas preguntas que guiarán para organizar mejor ese espacio:

¿Qué se hará en el espacio de trabajo? ¿se escribirá en la computadora, se tendrá que imprimir algo? ¿qué tipo de trabajo se necesita hacer? ¿los clientes visitarán la oficina? ¿se tendrán socios que acudirán al despacho para realizar trabajo en equipo? ¿qué tipos de materiales se necesitará almacenar?¿en qué horas se hará la mayor parte de tu trabajo? ¿se necesitará hacer llamadas por teléfono o hablar por videoconferencia?

Las respuestas a estas preguntas  ayudarán a organizar mejor la oficina en casa. Por ejemplo, si el empleo consiste sólo en utilizar la computadora, no se va a recibir visitas de nadie, y como las horas laborables son por la mañana, se puede elegir una habitación pequeña o mediana que cuente con buenas ventanas donde entre la luz natural.

2. Encontrar el lugar perfecto

Para que la oficina esté bien organizada hay que elegir un lugar adecuado y sobre todo apartado que tenga como única misión ser el espacio de trabajo. No es buena idea elegir un espacio como un rincón de la sala por ejemplo, o el escritorio de la habitación donde se duerma. Lo mejor es elegir alguna habitación que sobre en casa, donde no suela entrar nadie, y que esté bien aislada de ruidos e interferencias.

Te puede interesar: Los mejores 14 negocios para montar en casa

3. Analizar el espacio de trabajo

Una vez que se haya escogido una habitación, evaluar cómo se puede organizar ese espacio para aprovecharlo al máximo. Es bueno mantener en un mismo espacio todos los materiales que necesites.

No es buena idea por ejemplo tener en tu habitación de trabajo la computadora, y en otra habitación distinta la impresora o folios, carpetas y bolígrafos que necesitarás para realizar tus tareas. Con eso se perderá mucha concentración y tiempo mientras se trabaja.

4. Buscar comodidad

Es fácil desanimarse y ser muy poco productivo si el lugar de trabajo no es cómodo. Por eso una vez que se haya analizado y organizado dónde irán todos los materiales que se necesita en la jornada laboral, se debe también pensar en uno mismo. Por eso es imprescindible que el emprendedor se sienta cómodo y a gusto desde el primer minuto en el que se se sienta a trabajar hasta el último.

Buscar una silla confortable que haga que las piernas se sientan amortiguadas y descansadas; y observar si la mesa de escritorio tiene suficiente espacio para poner encima de ella todo lo que se necesita.

5. No saturar la habitación

Ya casi se ha terminado de crear la oficina en casa, pero quizás una mesa, una silla, y algunos estantes o muebles donde guardar el material laboral  parezcan que dan un aspecto “soso” o pobre al nuevo espacio. ¿Por qué no poner algunos cuadros u objetos decorativos?

Este tipo de detalles  pueden inspirar y motivar para entrar a trabajar cada día en un ambiente positivo para ti. Pero no se debe saturar demasiado ese espacio con este tipo de elementos.

Vía: gananci.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments